Por Alejandro Basulto
29 marzo, 2021

En Estados Unidos al año mueren 500 mil aves por los parques eólicos tradicionales, siendo así un peligro para la vida silvestre a pesar de generar energía verde.

La energías verdes y renovables cada vez adquieren una mayor importancia en el planeta. Años tras años, la cantidad de países que tienen una matriz energética ecológica crece considerablemente, utilizando para ello, fuentes de energía como paneles solares y turbinas eólicas. El uso de estas últimas está cada vez más masificado, ya que permiten generar electricidad sin contaminar ni provocar mayores daños al medio ambiente.

Pero tiene una desventaja, ya que con sus palas, además de causar mucho ruido, ocasiona la muerte de varias aves que quedan atrapadas durante el movimiento de estas.

Vortex Bladeless

Según consignó Daily Mail, son aproximadamente 500.000 los pájaros que mueren producto de parques eólicos tradicionales en Estados Unidos. Apareciendo ahí una empresa española con el diseño y desarrollo de un innovador aerogenerador que no necesita de palas para producir energía. Se trata de la turbina Vortex Bladeless, que a diferencia de las tradicionales, utiliza el movimiento causado de cuando choca el aire con su pilón de 3 metros para generar energía.

De esta manera, no solo se evitan muertes de aves por las palas, sino que también, se emite menos ruido y como es más pequeño, también ocupa menos espacio.

Vortex Bladeless

Actualmente el Vortex Bladeless se encuentra en desarrollo, ya el prototipo que tienen hasta ahora construido, solo puede generar un poco de energía y no lo necesario para abastecer por ejemplo una vivienda o hasta una ciudad. Sin embargo los investigadores y empresarios a cargo esperan mejorar este dispositivo para que en un futuro solo baste un ejemplar para abastecer con energía a docenas de casas.

Vortex Bladeless

El núcleo del pilón de las turbinas Vortex Bladeless está hecho de fibra de carbono poltrusionada, lo que según la compañía, le permite tener una vida útil de al menos 25 años antes de romperse o desgastarse. Sin olvidar que al no contar con palas, puede adaptarse de manera más fácil y rápida a los cambios de dirección de viento. Y al no tener un motor, ya que funciona con imanes repelentes, puede funcionar incluso en tormentas de nieves muy heladas, debido a que no se congelará como las turbinas eólicas tradicionales.

 

Puede interesarte