Por Alejandro Basulto
7 enero, 2021

Los avances tecnológicos no dejan de aparecer en este enfrentamiento entre la humanidad y la pandemia del coronavirus.

Investigadores de la Universidad de Swansea se encuentran desarrollando el primer parche inteligente de la vacuna contra el COVID-19. Es un dispositivo desechable, que utiliza microagujas para administrar la vacuna y un sistema inteligente para controlar su eficacia midiendo la respuesta inmunitaria del cuerpo. Parche que se espera que tenga un prototipo desarrollado para finales de marzo, con la esperanza que durante este año 2021 y los siguientes, pueda presentarse para ensayos clínicos.

BBC

Mientras que los investigadores a cargo del proyecto, esperan que este dispositivo esté disponible comercialmente en un plazo de tres años. Contando el desarrollo de este parche inteligente con financiamiento del gobierno galés y de la Unión Europea, como parte de una acción mancomunada en el mundo contra la pandemia. Sin olvidar de que también se espera que este aparato pueda utilizarse para otras enfermedades infecciosas, prometiendo así una funcionalidad que será muy útil para futuras epidemias.

BBC

El funcionamiento de este dispositivo no será tan complejo, ya que constará de un parche con microagujas de un milímetro de largo, hechas de policarbonato o silicona, las que penetrarán la piel para administrar la vacuna contra el coronavirus, para luego permanecer en el lugar inyectado con una correa o cinta adhesiva durante al menos 24 horas.

BBC

Al mismo tiempo, medirá la respuesta inflamatoria de un paciente a la vacuna, gracias al seguimiento de biomarcadores en la piel. Por último se escaneará el dispositivo, que proporcionará una lectura de datos útil para conocer la eficacia de la comuna y la respuesta del cuerpo.

“Lo que esperamos en respuesta a la autoadministración de este parche de vacuna es ver la producción de inmunoglobulinas, que el dispositivo podrá detectar (…) Este dispositivo de administración de vacunas de bajo costo garantizará un regreso seguro al trabajo y la gestión de los siguientes brotes de Covid-19 (…) Más allá de la pandemia, el alcance de este trabajo podría ampliarse para aplicarse a otras enfermedades infecciosas, ya que la naturaleza de la plataforma permite una rápida adaptación a diferentes enfermedades infecciosas”

– dijo el Dr. Sanjiv Sharma, profesor titular de ingeniería médica en la Universidad de Swansea, a BBC

BBC

Una manera de saber la eficacia de la vacunación, es ver si hay producción de inmunoglobulinas por parte del paciente, lo que es medido por este parche. El que es el primero en su tipo y similar a los “sensores de monitoreo continuo de glucosa” que utilizan las personas con diabetes. Sin olvidar que es una alternativa mucho más económica que las agujas hipodérmicas, lo que podría servir a los países que no tienen tantos recursos para importar vacunas.

Puede interesarte