Por Ruben Peña Blanco
14 octubre, 2016

Todo lo que toque la mano negra que ves en la foto, él lo siente. ¡Increíble!

Nathan Copeland, un estadounidense de 28 años, ha recuperado el tacto gracias a un implante cerebral con el que controla un brazo robótico, convirtiéndose en el primer ser humano en tener un sentido «natural» restaurado. Un importantísimo avance para la ciencia.

robot-4
sciencemag

Copeland quedó cuatripléjico, con parálisis en las cuatro extremidades, hace 12 años en un accidente de tráfico en el que se lesionó la médula espinal, según informa la revista especializada Science Translational Medicine.

El joven puede ahora sentir sus dedos gracias a un implante cerebral desarrollado por científicos de la Universidad de Pittsburgh (Pensilvania) y a un brazo robótico creado en la Universidad John Hopkins.

1434
sciencemag

El brazo robótico envía señales a las áreas del cerebro donde el joven solía experimentar las sensaciones del tacto de sus manos y dedos.

Antes de la cirugía del implante, los científicos usaron técnicas de imagen médica para identificar las regiones exactas del cerebro que correspondían a las sensaciones en cada uno de sus dedos y palmas de las manos.

robot-3
sciencemag

«El resultado más importante de este estudio es que la microestimulación de la corteza sensorial puede provocar una sensación natural en lugar de cosquilleo», explica Andrew Schwartz, coautor del estudio.

La estimulación es segura y las sensaciones evocadas son estables por meses. «Se necesita aún mucha investigación para entender mejor los patrones de estimulación que se necesitan para ayudar a que los pacientes hagan mejores movimientos», agregó.

tacto-1
sciencemag

 El joven Nathan Copeland describe la nueva sensación de este modo: «puedo sentir cada dedo, es realmente una sensación rara. A veces se siente eléctrico y a veces es presión, pero la mayoría de las veces puedo notar la mayoría de mis dedos con precisión definida».

¡Qué gran avance para la ciencia! ¿Cierto?

Puede interesarte