Por Juan David Montes
18 julio, 2016

¿De dónde venimos? Pronto lo sabremos.

De acuerdo con la ciencia, cuando ocurrió el Big Bang existía la misma cantidad de materia y antimateria. Sin embargo, esto plantea un problema que no está del todo resuelto: cuando la materia entra en contacto con su contraparte, esta desaparece. Aquí surge una gran duda: ¿qué le permitió a la materia que conforma al universo persistir durante tantos años?

Para resolver esta pregunta se deben comprender las diferencias entre el comportamiento de la materia y la antimateria. Y esto es posible cuando se examina el comportamiento de los neutrinos, por eso se realizó el Neutrino Beam Experiment.

PH20-water-withboat-apr23-wm
The University of Tokyo

Los neutrinos son la partícula fundamental del universo y no pueden dividirse en partes menores.

La mayoría proviene del Sol y puede llegar a la Tierra, e incluso atravesarla, sin detenerse.

Existen tres tipos -o sabores; sí, sabores- de neutrinos: neutrino electrónico, neutrino muónico y neutrino tautónico, más su respectiva contraparte de antimateria.

PH06-barrel-mount1-wm
The University of Tokyo

El trabajo ganador del Premio Nobel de Física en 2015 demostró que los neutrinos pueden cambiar de sabor durante procesos conocidos como oscilaciones.

En Japón se ha llevado a cabo un experimento conocido como Tokai to Kamioka, que consiste en la generación artificial de neutrinos que se envían prácticamente de costa a costa, desde Tokai a Kamioka a través de 295 kilómetros.

Los neutrinos llegan a un detector ubicado en una mina abandonada y allí se examina si han cambiado su sabor.

Hace tres años se observó que los neutrinos muónicos se convirtieron en neutrinos electrónicos.

Hace dos años se dispararon antineutrinos. La comparación de los resultados indicó que los neutrinos hacen más oscilaciones que los antineutrinos.

Esto quiere decir que las cosas no son tan equilibradas entre la materia y la antimateria, como la física pensaba.

PH20-water-withboat-apr23-wm
The University of Tokyo

Y aunque hacen falta más pruebas que lo confirmen, las pruebas coinciden con un experimento similar llevado a cabo en Estados Unidos.

Puede interesarte