Por Luis Lizama
3 octubre, 2019

«La buena higiene es importante, pero desde la perspectiva de nuestros sistemas inmunológicos, un entorno sano roba a nuestros sistema la oportunidad de ser educados por microbios», expusieron los investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (EE.UU.), en la revista Frontiers in Immunology.

La infancia de hace algunos años no es como las actuales. Quienes vivimos en las generaciones anteriores al boom tecnológico sabemos lo que era jugar en la tierra, sudados, con nuestras mascotas y muchos amigos y amigas. Ahora las cosas son algo diferentes.

Un estudio de la Universidad Estatal de Ohio confirmó que los niños que crecen en sectores con animales y naturaleza, desarrollan un sistema inmunológico mucho más fuerte. 

 

Imagen referencial – Pixabay

Y es que los primeros años de vida son fundamental para el desarrollo de nuestro organismo. Siendo importante todo tipo de contacto con la naturaleza, animales e incluso las bacterias, pues nos fortalecen.

Los niños que nacen y se desarrollan en grandes ciudades, tienden a desarrollar un sistema inmune más débil.

«La buena higiene es importante, pero desde la perspectiva de nuestros sistemas inmunológicos, un entorno sano roba a nuestros sistemas inmunitarios la oportunidad de ser educados por microbios».

Escribieron los expertos en la revista Frontiers in Immunology.

El grupo de investigadores, de la Universidad Estatal de Ohio, tomó muestras de bebés que viven en diferentes entornos. Los resultados revelaron diferencias importantes en relación a la calidad del sistema inmunológico. 

Los niños que viven en campos, tienen una amplia variación de microbios y bacterias beneficiosas, en comparación con quienes viven en las ciudades.

Imagen referencial – Pixabay

También midieron cómo los diversos microbiomas intestinales contribuirían en el desarrollo del sistema inmune. Para eso usaron trasplantes fecales de bebés para colonizar entrañas de cerdos recién nacidos.

Imagen referencial – Pixabay

Finalmente se pudo ver una conexión directa entre los microbios intestinales de niños que viven en contacto con animales y la naturaleza, con un mejor desarrollo de las células inmunitarias.

Imagen referencial – Pixabay

Importantes conclusiones que confirman lo que muchos ya habían teorizado, pues se hace referencia a las células linfoides y mieloides de los intestinos.

Siempre es bueno estar en la naturaleza 🌿

Puede interesarte