Por Kat Gallardo
10 noviembre, 2017

Enviarlas te podría salvar.

El llamado “porno de venganza” se está convirtiendo cada día en un problema más generalizado, serio y horrible. Es por esto que Facebook está trabajando para combatirlo de una particular forma, pidiéndole literalmente a algunos usuarios australianos que envíen fotografías de ellos mismos desnudos.

Se habla de pornografía de venganza a las imágenes íntimas que la ex pareja de una persona decide subir a la red sin el consentimiento de la otra. En un intento por frenar esta práctica, Facebook decidió asociarse con una pequeña agencia gubernamental en Australia.

Tag your friends who are there for you through thick and thin.

A post shared by Facebook (@facebook) on

La idea es que quienes temen que algunas de sus fotos terminen en línea en estos llamados sitios de “porno-venganza”, se las envíen a la comisaria de Seguridad Electrónica de Australia, con el fin de crear una “identidad digital”.

Sólo ellos serán los encargados y capacitados para recibir estas imágenes y armar un plan de acción.

“Vemos muchos escenarios en los que tal vez se tomaron fotos o videos de manera consensuada”, explicó Inman Grant, “pero no existe ningún tipo de consentimiento para enviar las imágenes o videos de manera más amplia”.

Facebook anunció que ellos no guardarán estas imágenes, a pesar de que se envíen a través de sus servidores. Explicaron que estas servirán sólo para crear una “huella digital”, que combinadas con otras tecnologías de foto-concidencia, permitirá a los verdaderos dueños de las imágenes detener su divulgación.

Have you seen our blog post on Chrissy Chambers? Link in bio! #YourEyesOnly #RevengePorn #EndRevengePorn #CapturingConsent

A post shared by Capturing Consent (@captureconsent) on

 

El artículo de ABC en donde explican este proyecto, no aborda cómo la nueva política, que actualmente solo se está probando en Australia, podría afectar a los usuarios en los Estados Unidos u otros países.

 

Un estudio de 2016 sobre “venganza pornográfica” de The Journal of the American Academy of Psychiatry and the Law encontró que del 80 al 93 por ciento de las víctimas de “pornografía de venganza” sufre “angustia emocional significativa después del lanzamiento de sus fotografías explícitas”.

 

En este momento, no está claro si esta última iniciativa combatirá con éxito la difusión del “porno de venganza”. Pero a pesar de sonar tan contradictorio, podría ser un paso en la dirección correcta.

Pero también podría ser un problema si Facebook no revela en detalle lo que hará con ellas y garantiza de forma legal que estas no serán divulgadas, almacenadas o vistas con fines distintos. O en un escenario distinto, proporcionar una garantía legal que frente a cualquier vulneración de sus sistemas, ellos responderán por los daños ocasionados.

 

No te lo pierdas