Por Alejandro Basulto
7 octubre, 2020

Dicho tejido del cerebro terminó vitrificado luego de la erupción, permitiéndose así que parte importante de este órgano de un joven, quedara excelentemente conservado.

La erupción del volcán Vesubio hace casi 2.000 años ha sido uno de los sucesos de su tipo más impactantes y llamativos de la historia. Porque tras su estallido el 24 de agosto del año 79 después de Cristo, varios poblados terminaron sepultados, y entre ellos, las ciudades de Pompeya y parte de Herculano. Pueblos que terminaron conservados de forma intacta hasta su descubrimiento en el siglo XVI, gracias a las excavaciones sistemáticas realizadas durante esa época. Su erupción duró 19 horas, liberando el volcán cerca de 4 km3 de ceniza y rocas.

Pixabay

Se estima que en Pompeya vivían desde 10 mil a 25 mil personas, mientras que en Herculano la población era de aproximadamente unos 5 mil habitantes. Todavía no está la cifra exacta de las víctimas de este estallido volcánico, pero al menos se han recuperado 1.150 partes de cuerpos, encontrándose la mayoría de estas dentro de las edificaciones.

Restos humanos entre los que se han hallado órganos que realmente están muy bien conservados, como es el caso del reciente descubrimiento de células cerebrales encontradas intactas en un joven.

Piero Paolo Petrone

Esta víctima de esta catástrofe de hace casi dos mil años atrás, fue avistada en una cama de madera, boca abajo. En un edifico que según se piensa, pudo estar dedicado al culto del emperador Augusto. Según consignó CNN, los investigadores estiman que este habitante romano tenía 25 años al momento de su muerte.

Siendo el líder de estos expertos, Pier Paolo Petron, un antropólogo forense de la Universidad de Nápoles Federico II, que comenzó sus estudios sobre el cerebro de este joven luego de que vio un “material vidrioso brillando desde el interior del cráneo”, al momento en el que trabajaba en el esqueleto durante el año 2018.

Piero Paolo Petrone

Posteriormente, Pier publicó sus avances sobre esta investigación, en un texto para el New England Journal of Medicin, donde él junto con sus colegas, revelaron que el brillo proveniente de esta parte del cuerpo, sea debía a la vitrificación del cerebro de la víctima, proceso ocurrido a raíz del calor intenso que fue seguido por un enfriamiento rápido. Esto permitió que las células se encontraran increíblemente bien conservadas, con una resolución nunca antes vista.

 “El cerebro expuesto a la ceniza volcánica caliente primero debe haberse licuado y luego convertido inmediatamente en un material vítreo por el rápido enfriamiento del depósito de ceniza volcánica”

– explicó Pier Paolo Petrone a CNN.

Piero Paolo Petrone

En la investigación, los expertos encargados también dieron con células nerviosas intactas en la médula espinal, que también fueron vitrificadas. Hallazgo que permitiría profundizar increíblemente en los estudios sobre estos pueblos antiguos. Por lo que hay un equipo de arqueólogos, biólogos, forenses, neurogenetistas y matemáticos de Nápoles, Milán y Roma, dedicado exclusivamente a estudiar estos restos. Para de esta manera, saber también más del proceso de vitrificación, las temperaturas exactas a las que fueron expuestas las víctimas (se habla de 500 grados Celsius), la velocidad de enfriamiento de la ceniza volcánica, y además, poder analizar los genes y proteínas de estos cuerpos.

Pixabay

La tarea más importante es la primera, porque permitiría informarles a las autoridades competentes sobre el riesgo que significaría una posible futura erupción del Vesubio, monte que es considerado el volcán más peligroso del mundo y que desde hace 86 años ha estado inactivo, el periodo más largo de los últimos 500 años. Encontrándose una población de más de 3 millones de habitantes en peligro en caso de un potencial estallido volcánico.

 

Puede interesarte