Por Alejandro Basulto
15 junio, 2020

El estudio fue publicado en la revista científica Energy and Environmental Science, utilizando el proceso de la fotosíntesis para producir esa energía.

La crisis sanitaria mundial originada por la pandemia del COVID-19 ha despertado alarmas, y por lo tanto, las medidas de distanciamiento y aislamiento social que han surgido como respuesta a esta peligrosa enfermedad, habrán podido afectar y hasta detener las economías de diferentes países del mundo, pero no han logrado frenar los avances científicos, los que por lo contrario, se han visto aumentados y potenciados debido a los retos que ha significado no solamente el coronavirus, sino que la misma crisis del cambio climático.

AFP

De esta manera, diferentes científicos en todo el mundo han realizado investigaciones y experimentos con la finalidad de hallar procesos, herramientas y en general, nuevas tecnologías, que sean más amigables con el medio ambiente, de tal manera, que se le pueda hacer frente a las amenazas que significa el cambio climático. Apareciendo ahí por ejemplo, un grupo de científicos de la Universidad de Tel Aviv, en Israel, quienes tras años de investigación lograron producir electricidad a partir de plantas.

AFP

Una fuente de energía limpia, que vendría a innovar y a generar un importante cambio en la manera en que nos abastecemos de electricidad para su uso en nuestro diario vivir, y también, de cómo nos relacionamos con la naturaleza. Debido a que al utilizar este proceso de producción de eléctrica considerablemente eficaz, no solo nos beneficiaríamos de la flora, sino que también ayudaríamos a cuidarla, al disminuir la pucontaminación que producimos.

Pixabay

El proceso de creación de esta electricidad de carácter ecológico, se basa en la fotosíntesis, pudiendo ser todas las plantas verdes, hojas, hiervas y algas, potenciales paneles solares, al poder transformar un rayo de luz en una corriente de electrones. Según el profesor Iftach Yacoby, director del laboratorio de energías renovables de la facultad de Ciencias de la Vida y autor del estudio, el desafío que queda es extraer la corriente de las plantas.

«Para hacer funcionar un aparato eléctrico, simplemente conéctelo a una toma de corriente. En el caso de una planta, [aún] no sabemos dónde enchufarlo. Hemos buscado un nanoenchufe trabajando con microalgas (…) [esto será] una nueva era para la agricultura que, después de haber alimentado a los humanos durante milenios, podrá utilizarse para producir energía (…) Consideramos que hay muchas cosas que se podrán hacer gracias a los resultados de nuestra investigación (…) reducirá la contaminación en los sectores del transporte y la industria pesada»

– explicó el profesor Iftach Yacoby, según consigna Agence France-Presse.

AFP

El estudio fue publicado en la revista científica británica, Energy and Environmental Science, y según los autores de la investigación, tomaría entre 10 y 20 años hacer funcionar esta electricidad a partir de plantas.

Puede interesarte