Por Luis Lizama
13 septiembre, 2019

El desastre nuclear fue catalogado con la máxima categoría de accidentes, igual que el ocurrido en Chernóbil.

Tras el tsunami del 2011, la Estación de Energía Nuclear de Fukushima Daiichi se vio tan afectada que liberó grandes cantidades de material radioactivo al ambiente. La magnitud del accidente fue tal, que alcanzó el mismo nivel que la conocida explosión en Chernóbil. 

De eso ya han pasado 8 años, pero el problema jamás desaparecerá, ya que 3 de los reactores de la planta sufrieron la fusión de su núcleo, el accidente más fatal en una central nuclear. Para enfriar los reactores derretidos, han utilizado más de 1 millón de toneladas de agua. Luego es almacenada en tanques gigantes, pero ahora el espacio se acaba y quieren lanzarla al mar.

Luz noticias

Japón está contra la pared. 

El tiempo se acaba y los millones de toneladas de agua contaminada se acumulan. Opciones no hay muchas, en realidad son muy escasas. Una de ellas y la más viable, por ahora, es arrojar el agua al océano. Así de simple.

Getty

Según consigna BBC, cada día se bombean 200 toneladas de agua, en promedio, hacia los 3 reactores. Desde las autoridades japonesas han confirmado que para el 2022 ya no tendrán más espacio.

«La única opción será drenarla en el mar y diluirla»

Comentó el ministro Yoshiaki Harada en conferencia de prensa

La idea todavía está en discusión, pero existe mucha preocupación. Los sectores pesqueros mostraron su descontento y también podría hacerlo Corea del Sur, quien tiene una deteriorada relación con los nipones.

Pixabay

El agua contaminada podría diluirse en el mar sin mayores contemplaciones. La cuestión pasa por algunos de sus componentes.

Luego de pasar por los reactores, el agua es filtrada, donde se le quitan varios de los elementos que la hacían radioactiva. Sin embargo, todavía queda con tritio, por ejemplo, un isótopo de bajo peligro para personas y animales. De hecho, muchas de las centrales vierten sus residuos con tritio a los mares, que al ser fácilmente diluidos, no genera problemas.

AP

La gran preocupación pasaría por el resto de elementos que seguirían presentes en el agua, pero sin identificarlos. Nunca antes se ha hecho a esta escala, por lo tanto los resultados podrían ser muy inesperados. 

Puede interesarte