Por Luis Lizama
6 febrero, 2020

Tiene 23 años y el Instituto Tecnológico de Massachusetts decidió premiarlo por su creación. Se trata de un biopanel solar inteligente, que además de generar energía, está hecho de algas marinas y produce oxígeno. ¿Qué más se puede pedir?

La tecnología llegó para quedarse y nada la detendrá. Claro, tras los grandes inventos e innovaciones, hay personas con grandes mentes. Adán Ramírez es el protagonista de esta historia y probablemente sea una de esas personas con cerebros brillantes.

Tiene apenas 23 años y fue premiado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) como uno de los 35 innovadores menores de 35 años de Latinoamérica. Su invento es un biopanel solar inteligente que está fabricado de algas y que además de generar energía, produce oxígeno. 

Greenfluidics

Nosotros no podemos creerlo. Es simplemente extraordinario el invento de Adán Ramírez y su equipo de Greenfluidics.

Vamos por parte, sirve para muchas cosas. La principal y primera función es generar energía limpia: lo hace a la perfección. La segunda ventaja, es que está hecho de microalgas y nanopartículas de carbono, no genera residuos como los paneles convencionales y es una forma de reutilizar este material marino.

Finalmente, para rematar, al hacer fotosíntesis, estas microalgas captan el dióxido de carbono y lo transforman en oxígeno.

Es una completa maravilla. 

Greenfluidics

Se caracteriza por su forma triangular y color verde. Tiene un sistema tan práctico que se puede poner en muchos lugares, incluso para hacer obras de arte.

Greenfluidics

La creación de esta obra maestra viene desde la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma del Estado de México, cuando junto a otros tres compañeros, cranearon y consolidaron la idea.

El profesor Miguel Mayorga fue importante en este proceso, pues sin su ayuda, probablemente esto no hubiese pasado a ser una empresa.

En su sitio web (Greenfluidics) explican y comercializan el producto.

Greenfluidics

Parte importante del trabajo del panel es realizado por las nanopartículas de carbono. Llevan la radiación captada a altas temperaturas que generan la energía.

“Termina siendo un panel solar vivo, que tiene un color verde brillante y que te hace sentir vivo, porque ves un color verde brillante; como si fuera una pecera”.

Explicó Adán a medios locales.

Greenfluidics

El ingenioso proyecto ha sido premiado por el MIT, puntualmente a través de Adán. El joven recibió el premio “Innovators Under 35 LATAM”, que distingue el talento joven de Latinoamérica. 

Así como lo hizo Adán Ramírez, todos los jóvenes del continente podrán participar de la Innovators Under 35 LATAM 2020, ya que será abierto al público, desde la primera semana de febrero. 

En el mundo hay ideas brillantes, sólo falta impulsarlas. 

Puede interesarte