Por Alejandro Basulto
4 octubre, 2019

Con 28 años, Thibault de Lyon, Francia, es un hombre paralítico, que quedó así tras caer desde un balcón a 12 metros de altura. Hoy la tecnología le permitió volver a caminar.

La vida de Thibault hace años había dado un vuelco trágico. Se encontraba en un departamento, en su balcón, cuando terminó cayéndose desde una altura de 12 metros. Una caída que para muchos es mortal. Pero él sobrevivió. Sin embargo, con un costo grande. Debido a que en la caída, se golpeó fuertemente en la espalda, cortándose la médula espinal, que lo dejó en un estado de tetraplejia, según informa AFP. Cuando recuperó su conciencia, había perdido la capacidad de caminar y muchas de las movilidades a las que estaba acostumbrado.

FONDS DE DOTACION CLINATEC

Pero no se rindió, debido a que este francés de Lyon, decidió no darse por vencido y buscar una manera de recuperar su movilidad. Tenía algo de movimiento en sus bíceps y en su muñeca izquierda, lo que le permitía operar una silla de ruedas utilizando un joystick colocado en su brazo izquierdo. Había recuperado algo de autonomía, pero todavía quería más.

FONDS DE DOTACION CLINATEC

Y la ayuda que cambiaría su vida nuevamente, vino desde unos investigadores de la Universidad de Grenoble en su país. Además de la cooperación del centro de investigación biomédica Clinatec y del centro de investigación CEA, quienes estaban precisamente estudiando la posibilidad de recuperar la capacidad de movimiento de quienes padecen alguna parálisis motora, a través de un exoesqueleto.

Entonces estos investigadores implantaron dispositivos de grabación a cada lado de la cabeza de Thibault, justo entre el cerebro y la piel, con la finalidad de abarcar la corteza sensoriomotora, que es el área del cerebro encargada de controlar la función motora, como también la sensación. Estas redes de electrodos lograron recoger las señales cerebrales del joven y las transmitieron en un algoritmo de decodificación, que las tradujo en movimientos. Solo faltaba preparar al exoesqueleto y a su usuario.

FONDS DE DOTACION CLINATEC

Por ello, durante un periodo de dos años, Thibault entrenó el algoritmo para lograr comprender sus pensamientos, controlando un avatar. Personaje virtual dentro de un videojuego al que hacía caminar y tocar objetos 2D y 3D, donde llegó a cubrir un total de 145 metros con 480 pasos utilizándolo. Hasta que finalmente pudo probar el exoesqueleto, mientras fue asistido por un arnés montado en el techo.

«No puedo ir a casa mañana en mi exoesqueleto, pero he llegado a un punto en el que puedo caminar. Camino cuando quiero y me detengo cuando quiero»

– contó Thibault a la AFP.

A pesar del éxito de Thibault, todavía esta tecnología es un tratamiento experimental, que ya cuenta con tres pacientes más para los ensayos. Y la meta está clara: permitir que los pacientes puedan caminar y se balanceen sin utilizar el sistema de suspensión en el techo como apoyo.

 

Puede interesarte