Por Alejandro Basulto
8 octubre, 2020

En caso de que ocurriera un fenómeno apocalíptico, que actualmente solo vemos en películas, ya sabemos donde estarán las reservas necesarias para reconstruir nuestras civilizaciones.

Se encuentra a 152 metros de profundidad debajo del nevado y helado Svalbard, un archipiélago ubicado en el océano Glacial Ártico y que forma parte de Noruega. Uno de los lugares más remotos y abandonados del mundo, donde habitan más osos polares que personas. Ahí, en el fin del mundo, se encuentra la Bóveda Global de Semillas de Svalbard, una colección de millones de los diferentes cultivos que hay en el planeta, para tenerlo como resguardo en caso de que una gran catástrofe nos afecte.

PA

Este búnker es básicamente una caja negra que ante una situación apocalíptica, podrá brindar alimento al mundo en un momento de mucha necesidad. Según informó Bussinnes Insider, esta estructura fue aprobada en el año 2016 por el banco de semillas ICARDA en Aleppo, Siria, que actualmente se encuentra en Beirut producto de la guerra civil. De hecho, recientemente solicitó 116 mil pruebas de Svalbard para reponer una colección que se dañó durante el conflicto bélico.

“El permafrost y la roca gruesa garantizan que las muestras de semillas permanezcan congeladas incluso sin energía. The Vault es la póliza de seguro definitiva para el suministro de alimentos del mundo, que ofrece opciones para que las generaciones futuras superen los desafíos del cambio climático y el crecimiento de la población (…) Asegurará, durante siglos, millones de semillas que representan todas las variedades de cultivos importantes disponibles en el mundo de hoy. Es la copia de seguridad final”

– comunicaron desde Crop Trust

PA

En la actualidad, la Bóveda Global de Semillas de Svalbard, tiene “tan solo” 980 mil muestras de semillas de casi todos los países del mundo. Una cifra que es bastante baja en comparación a su capacidad máxima de almacenamiento. A pesar de que ya tiene la colección más diversa de semillas de cultivos alimenticios del planeta, con 1.057.151 semillas individuales que se encuentran almacenadas y seguras hasta la fecha.

PA

La misión de esta bóveda es conservar como sea posible la mayor cantidad de distintas semillas del mundo. Encontrándose a día de hoy relativamente vacía, a raíz de que este trabajo es uno que toma mucho tiempo. Por ejemplo, en el caso de ciertos cultivos, sus semillas deben ser multiplicadas por bancos de germoplasma, mientras que otras deben ser regeneradas para que puedan ser almacenas. Lugar que en algún momento nos podrá salvar a todos, pero que ahora, está en un largo proceso, de muchos años, para llenar la bóveda.

PA

Utilizándose papel aluminio de tres capas del grosor de una hoja de papel higiénico de lujo y siendo selladas las semillas dentro de cajas, para luego almacenarse en estantes, esto sumado a la clima helado del sector, proporciona los -18ºC necesarios para que estos cultivos estén en óptimas condiciones en su almacenamiento. La humedad y las bajas temperaturas de la bóveda brindan un ambiente ideal para la conservación de las semillas.

PA

Hay aproximadamente 1.700 bancos de germoplasma en el mundo, los que son vulnerables a catástrofes naturales y a conflictos bélicos. Además de a problemáticas más comunes, como es el caso de una mala gestión o de falta de financiamiento. Apareciendo ahí  la Bóveda Global de Semillas de Svalbard como un respaldo único para la seguridad y sobrevivencia de la humanidad ante el peor de los escenarios.

 

Puede interesarte