Por Luis Lizama
15 septiembre, 2020

Es una enfermedad rara, con origen desconocido y sin tratamiento, pero ahora podría abrirse una luz de esperanza. Científicos del Centro de Investigaciones Biológicas de Madrid podrían haber encontrado una respuesta, aunque acusan “poca inversión por parte de las grandes farmacéuticas para lograr una cura”.

Esto podría ser histórico. 

Sthephen Hawking probablemente sea la persona más conocida en el mundo en padecer la esclerosis lateral amiotrófica, conocida popularmente como ELA. Es una enfermedad cruel, que afecta a las neuronas motoras, el tronco cerebral y la médula espinal. Deteriora hasta detener por completo el movimiento voluntario de los músculos.

Enel mundo hay pocos casos, sin embargo, todos están marcados por el desconocimiento: El origen no se ha descubierto y de tratamiento ni hablar. Ahora podrían haber significativos avances, ya que investigadores del Centro de Investigaciones Biológicas de Madrid podrían haber encontrado una respuesta.

Que el destacado astrofísico y genio haya vivido más de 50 años con esta enfermedad neurodegenerativa fue un verdadero milagro, ya que generalmente las expectativas de vida no superan los 4 años.

La gran piedra de tope para encontrar una cura o un tratamiento, es que se desconoce su origen, nadie sabe qué la detona. 

“Es realmente muy difícil buscar una cura para algo que no entendemos bien (…) hasta el momento ha habido poca inversión por parte de grandes farmacéuticas para lograr una cura”.

Explica Valle Palomo, investigadora líder junior del Centro de Investigaciones Biológicas (CIB-CSIC).

(CIB-CSIC)

Palomo y su equipo han avanzado dentro de las posibilidades, consiguiendo “resultados prometedores”, en sus propias palabras.

Se trata de fármacos que logran inhibir una proteína implicada en el mecanismo de la enfermedad. Han realizado ya diversas pruebas, entre ellas en animales, puntualmente en ratas. Este podría ser un importante hallazgo. 

AFP

Para continuar con su investigación, la siguiente etapa va de la mano con convencer a empresas farmacéuticas de invertir. Si todo anda bien, más temprano que tarde podrían comenzar las pruebas clínicas en  humanos.

“Podría ser una esperanza para los pacientes, porque las moléculas que estamos probando podrían atenuar la progresión tan rápida de la enfermedad”.

Destaca Valle Palomo, la líder de la investigación.

AP

De momento todo es un “podría”, ya que la prueba de fuego estaría con la prueba en humanos. De ser positivos los resultados, enigmáticos casos como el de Stephen Hawking habrían tenido una respuesta. 

Por el bien de todos aquellos pacientes que están esperando un avance de la ciencia, esperamos que todo resulte perfecto. Ellos merecen un tratamiento.

Puede interesarte