Por Francisca García
5 julio, 2017

La llamaron así en honor a la recepcionista de Tony Stark.

La tecnología está avanzando a pasos agigantados. Ya nos encontramos rodeados de tecnología de alto nivel ya sean nuestros celulares, computadores, o incluso nuestros autos. En San Francisco ya existen dos restoranes que no requieren ningún tipo de contacto humano, donde tu comida te la sirve una máquina y la pides a través de un tablet.

Ahora llegó el futuro del servicio a Bélgica, donde una de las recepcionistas es un robot llamado Pepper, que fue nombrado así por la recepcionista ficticia que tiene Tony Stark (Iron Man).

 

El robot tiene una pantalla en el pecho y puede reconocer sentimientos y adaptar sus repuestas de acuerdo a eso.

Quizás podría recordarles a un adorable personaje de Disney llamado Baymax.

De acuerdo a sus funciones, Pepper debería recibir a las personas y saludarlas de forma personalizada cuando ya los ha conocido.

También debe poder preparar té o café, y cumplir con varias otras funciones menores que se le exijan y ya vengan dentro de su programación.

Está programado para ser muy amable y cortés en todo momento, lo cual nos recuerda a otro robot que recientemente se convirtió parte del imperio de Disney también.

Pepper cuesta 26,000 euros, lo cual es bastante caro, pero que al largo plazo es más barato que contratar a una persona real.

Por ahora, Pepper ha sido parte de varias compañías, más que nada para que las que quieran invertir en el lujo que es tenerlo, puedan probarlo antes.

El robot fue creado por una compañía de tecnología y robótica japonesa llamada Softbanks.

La idea de tener a Pepper en un lugar de trabajo sería que los procesos pasarían a ser automatizados, lo cual mejora la eficiencia y la productividad. Increíble, ¿O no? Y de acuerdo a la empresa que lo creó, Pepper no busca reemplazar a nadie sino cumplir con las tareas mundanas para darle espacios de creación mayores a las personas en sus trabajos.

Puede interesarte