Por Alejandro Basulto
6 enero, 2020

A 30 años después del hito histórico que protagonizó, está plenamente segura que no estamos solos en el universo.

En 1991, la Dra. Helen Sharman marcó un antes y un después al convertirse en la primera astronauta británica en ir al espacio. Fue un hecho histórico de gran magnitud, por sobre todo para su país, y en especial para sus compatriotas mujeres.

AP

Debido a que no solo era la primera persona de su nación en salir de todas las atmósferas que conforman nuestro planeta, sino que además era mujer, es decir, se convirtió en una referente para muchas niñas.

Helen, tal vez sin quererlo, se ha convertido en un icono para muchas británicas que sueñan con desarrollarse como profesional en las áreas de la ciencia y quién sabe, también llegar al espacio y protagonizar una incursión espacial como su idola.

AP

Ahora trabaja como química en el Imperial College de Londres, y es para ella revelador, que a pesar de que ser la primera persona, hombre o mujer, de Gran Bretaña en ir al espacio, fuera reconocida, 30 años después, más por el hecho de pertenecer al género femenino.

«Nunca me he definido por mi género, y sigo sin hacerlo», declaró a Observer, agregando que está feliz de haber alterado con su llegada a la estación espacial soviética Mir, ese orden en que los hombres eran siempre los protagonistas, inspirando así con su legado a muchas a creer en sí mismas y a perseguir sus sueños.

Pixabay

«Estar en el espacio me enseñó que son las personas, no los bienes materiales, los que realmente importan. Allí arriba teníamos todo lo que necesitábamos para sobrevivir: la temperatura adecuada, comida y bebida, seguridad. No pensé en los artículos físicos que podría tener en la Tierra. Cuando volamos sobre partes específicas del globo, siempre pensamos en nuestros seres queridos debajo de nosotros»

– dijo la Dr. Helen.

Tras tres décadas, ella afirma que los extraterrestres existen. Con plena seguridad, con la misma con la que postuló para ser la primera astronauta. Y con los mismos conocimientos que la han llevado a convertirse en una académica respetada en su país. 

Pixabay

«Hay tantos miles de millones de estrellas en el universo que debe haber todo tipo de formas de vida diferentes. ¿Serán como tú y yo, compuestos de carbono y nitrógeno? Quizás no. Es posible que estén aquí ahora y simplemente no podamos verlos» 

– argumentó la química británica.

Si alguien con la experiencia y los conocimientos de ella lo dice, algo de razón tendrá.

 

 

Puede interesarte