Por Diego Cid
10 mayo, 2017

Un acto realmente idiota. Una cámara lenta totalmente genial.

Es hora de aceptarlo: Muchas ideas realmente estúpidas pueden llamarnos la atención justamente por eso, porque son una verdadera estupidez de la que nos arrepentiremos mucho después. Aunque si la idea ya está dando muchas vueltas en tu cabeza y no la sacarás hasta que la lleves a cabo, entonces tengo un consejo realmente práctico para ti: grábalo en cámara lenta.

Aunque si ya no tienes un problema de ratas y te sobraron muchas trampas, pues haz una combinación.

Quizás el resultado sea algo parecido a lo que consiguieron los chicos de The SlowMo Guys, que decidieron llenar un trampolín con trampas para ratones y bueno, uno de ellos, Dan, saltó.

(No como ellos, que ni pensaron en la cámara).

Sí, saltó a un trampolín lleno de trampas para ratones. Leíste bien. 1000, para ser precisos.

Para deleite de todos, lo hicieron con sus cámaras y el resultado es realmente… bueno, que las imágenes hablen por sí solas.

¿Idea estúpida? Totalmente. ¿Resultado genial? Claro que sí. ¿Volverán a hacerlo? No tengo idea. ¿Empanadas? Dos por favor.

Puede interesarte