Por Alejandro Basulto
20 noviembre, 2019

Con un aspecto parecido a una babosa, un par de afiladas garras y unas cuencas sobresalientes como ojos, este ser realmente inspiraba miedo.

A lo largo de la historia y a través de confusos avistamientos, se ha dado con figuras de criaturas extrañas, que han dado paso a diversos mitos y leyendas sobre monstruos marítimos, aéreos y de tierra que tienden a ser blanco de relatos terroríficos para asustar a niños, o simplemente como tema de conversación entre amigos cuando ya se han agotado los temas más creíbles.

Wikimedia

Pero hace 70 años, un francés coleccionista de fósiles, llamado Francis Tully, dio con un peculiar fósil, en el que sus patrones corporales permitieron dar con un ser que no se asemeja a ningún animal o planta existente. Ya que el Monstruo de Tully, o mejor conocido por los científicos como el Tullimonstrum, es un ser que a simple vista pareciera una babosa, pero su apéndice con forma de afiladas garras en vez de una boca y unas cuencas sobresalientes de su cuerpo como ojos, han hecho que este ser prehistórico sea objetivo de muchas investigaciones para determinar que tipo de especie era.

Shutterstock

Gracias a un fósil de 300 millones de años de antigüedad hallado en el depósito fósil de Mazon Creek, en Illinois, Estados Unidos, la comunidad científica se ha enfrascado en un debate para catalogar si este ser se trataba de un animal vertebrado o uno invertebrado. Llegando el año 2016, cuando un equipo de científicos, tras varias pruebas muy exhaustivas, dijeron que se trataba de un animal vertebrado. 

Shutterstock

«La mayoría de los estudios elaborados se han centrado en la apariencia de los rasgos más prominentes del animal, entre los que se encuentran un característico trazo lineal interpretado como la prueba de que el monstruo tenía intestinos, las bandas de colores claros y oscuros que presenta el fósil y las singulares garras de su boca. El patrón corporal del monstruo de Tully es tan poco común en su totalidad que, sin duda, supondrá la expansión del grupo al que pertenece y cambiará la concepción que tenemos sobre el mismo»

– declaró el investigador Chris Roger, investigador postdoctoral en Paleobiología, de la University College York, según consigna The Conversation.

Shutterstock

Tras varios análisis realizados por investigadores de la University College Cork, lo único que pudieron concluir es que hasta ahora, el Monstruo de Tully tiene tanto características de los animales vertebrados como también de los invertebrados. Además, de finalmente, sacar en limpio que el estudio de los fósiles a nivel químico y molecular será fundamental para descubrir la identidad de este tipo de criaturas.

 

 

 

Puede interesarte