Por Alejandro Basulto
30 marzo, 2021

La infraestructura fue hecha partir de paja 100% orgánica, arcilla, pilares de madera y arena. Una construcción ubicada en Francia que tiene 10 habitaciones e incluso un restaurante en su interior.

El matrimonio conformado por Razran y Gabriela Vasile, en Rumania, siempre tuvo como uno de sus anhelos más deseados tener un castillo como el de los cuentos de hadas. Una gigantesca vivienda como las que varios hemos visto en las películas de Disney y otros filmes de la misma índole, en las que estas infraestructuras impresionaban y maravillaban a todos con su grandeza y elegancia.

Estos dos adultos mayores, ambos cantantes de profesión, necesitaban hacer de su hogar, en la ciudad de Bucarest, uno que inspire las más alegres fantasías, y para ello, le dedicaron muchos días de su vida.

Castelul de Lut Valea Zanelor / Facebook

Además de que para llevar a cabo esta obra, tuvieron que contar durante dos años con el conocimiento y las habilidades de la arquitecta Ileana Mavrodin, quien también, junto con la difícil misión de llevar a cabo el su sueño de su infancia, tenía el reto de hacer realidad esta estructura a través de la utilización de materiales ecológicos. Fue así como Ileana utilizó paja 100% orgánica, arcilla, pilares de madera y arena para la construcción del castillo del matrimonio Vasile.

Castelul de Lut Valea Zanelor / Facebook

Pasaron los días y terminó de ser construida esta asombrosa creación de la arquitectura. Un castillo que pareciera sacado de un cuento de fantasía y que coincidentemente, se encuentra ubicado en el corazón de la montañas de Fagaras, en el famoso Valle de las Hadas. Un edificio que cuenta con 10 habitaciones y que en la actualidad está completamente decorado y refinado en su interior, contando además con un restaurante para quienes busquen hospedarse en él.

Castelul de Lut Valea Zanelor / Facebook

Debido a que previo a la pandemia, la finalidad de esta construcción, llamada “Castelul de Lut Valea Zanelor” o Clay Castle, era servir de museo hotel, pero lamentablemente, producto de la crisis sanitaria, aún no se está recibiendo clientes todavía.

Castelul de Lut Valea Zanelor / Facebook

Sin embargo, aún con el coronavirus amenazando, hay personas que de manera atrevida acuden allí todos los días para disfrutar la impresionante vista que tiene en las montañas de los Cárpatos y de la confortable soledad, tranquilidad y sencillez que ofrece a pesar de solo estar a 38 kilómetros de la ciudad de Sibiu. Se espera que a finales de este año tenga su inauguración oficial.

Puede interesarte