Por Felipe Costa
10 noviembre, 2020

El hallazgo fue gracias a los telescopios Kepler y Gaia que permitieron un estudio sin precedentes.

Una nueva y esperanzadora noticia ha revelado la NASA para los aficionados y amantes de la astronomía, pues recientemente se ha confirmado de la existencia de 300 millones planetas considerados habitables en nuestra galaxia, la Vía Lactea.

Si bien se encuentran fuera de nuestro sistema solar, las distancias de algunos de ellos están relativamente cerca, ya que cuatro de ellos están a unos 30 años luz de distancia respecto a la tierra y el más cercano a solo 20.

Ilustración planeta habitable – NASA

El método utilizado por la NASA es por medio de la suposición conservadora, que establece un aproximado basado en que al menos el 7% de las estrellas similares a nuestro sol deberían tener al menos un planeta habitable orbitando sobre ellas.

Los datos recogidos son gracias al conocido telescopio Kepler, el cual se retiró de sus funcionamientos en el año 2018, al quedar sin combustible que le permitiese seguir en funcionamiento.

De todas formas hablamos de un telescopio que estaba destinado a una misión de tres años y medio, pero su uso restrictivo de combustible le dejó funcionar más de nueve, permitiendo a la NASA hacer este descubrimiento.

Ilustración Tatooine – NASA

“Kepler ya nos dijo que había miles de millones de planetas, pero ahora sabemos que una buena parte de esos planetas podrían ser rocosos y habitables. Aunque este resultado está lejos de ser un valor final, y el agua en la superficie de un planeta es solo uno de los muchos factores para sustentar la vida, es extremadamente emocionante que hayamos calculado que estos mundos son tan comunes con tanta confianza y precisión”.

–Steve Bryson, investigador del Centro de Investigación Ames de la NASA a Daily Mail. –

Para el hallazgo de los 300 millones de planetas, los investigadores establecieron ciertos parámetros para la recolección de datos, como por ejemplo reducir el campo de investigación a uno de planetas con tamaños similares a la tierra. Haciendo esto se aseguran de que serán además cuerpos rocosos, puesto que los más grandes tienden a ser gaseosos, como Júpiter o Saturno.

Gráfica planetas habitables – NASA

Otro requisito es que la estrella en la que orbitaran fuese parecida a nuestro Sol, tanto en edad como en temperatura, cuestión que aseguraría más aún las similitudes con nuestra Tierra.

Aún así, se habla de planetas que tendrían vida, ya que el enfoque sigue siendo muy simplificado e imposible de asegurar en un 100% que la vida misma prospere, por lo que se cruzaron datos con el telescopio Gaia, el cual además permitió obtener información como la calidad y tipo de atmósfera.

Ilustración planeta habitable – NASA

De esta manera, se terminó por realizar un estudio sin precedentes cuya conclusión permitió confirmar que al menos el 50% de las estrellas similares al sol tendrían planetas habitables. De haber vida, será pertinente saberlo en estudios posteriores.

Puede interesarte