Quiero saber qué opina Tremebundo de esto.

¿Te gusta tu nombre, o siempre te has hecho llamar por un apodo o por tu segundo nombre? La forma en que nos bautizan nos perseguirá de por vida -o hasta que hagamos el papeleo necesario para cambiarlo- y muchas veces tienen cargas sociales que nos afectan incluso sin que nos demos cuenta.

Una publicación científica hecha por investigadores de la Universidad de Nueva York analizó ocho estudios previos sobre la forma en que un nombre modifica nuestra vida, la percepción que tienen los demás de nosotros y cómo afecta nuestras conductas.

El artículo fue publicado en la revista científica Journal of Personality and Social Psychology y detalla cómo un simple nombre puede tener efectos en nuestra vida.

El artículo se llama “Lucimos como nuestros nombres: La manifestación de los estereotipos sociales en la apariencia facial”.

La investigación analizó la aplicación de estereotipos, pero también la forma en que un nombre modifica cómo nos vemos.

Sí, así como leíste: cómo nuestro nombre podría modificar cómo nos vemos.

El estudio plantea que las personas reaccionan a los estereotipos y cargas sociales que tiene su nombre. A nivel psicológico podría ser que una persona de origen asiático quiera responder a la percepción estereotípica de que las personas asiáticas son buenas en matemáticas y se incline a esa materia al sentir apoyo social en ese ámbito.

Unsplash.

El análisis sugiere que sucede un mecanismo similar en cuando a la apariencia: una persona con un nombre que es percibido como “relajado” o “hippie” podría desarrollar esa parte de su apariencia.

Claro que también podría generarse el ejemplo completamente contrario: rechazar los estereotipos asociados a tu nombre.

¿Sientes que tu nombre ha influido en tu personalidad o apariencia?