Por Alejandro Basulto
16 septiembre, 2020

Wallenius Marine se llamará el barco que será capaz de transportar de 6 a 7.000 vehículos.

Con los cada vez más visibles efectos del calentamiento global, ha aparecido un gran desafío para las autoridades, empresas y científicos del mundo. Debido a que ante la crisis climática, que está azotando todo el planeta con sequías, tormentas y el derretimiento de los glaciares, el tiempo para actuar y corregir nuestra relación con el medio ambiente, se ha reducido drásticamente. Es cosa de años para que veamos un estado aún peor de los paisajes y del clima en la Tierra. Si no actuamos pronto, nuestra sobrevivencia será cada vez más difícil.

Wallenius Marine / Youtube

Lo que entendió un consorcio sueco, que está llevando a cabo la construcción del Wallenius Marine. Un gran barco de carga a vela que será capaz de transportar de 6 a 7 mil vehículos. Un vehículo de mar ecológico, que ayudará a reducir las emisiones contaminantes en un cruce por el Atlántico, en un 90%. Un proyecto que ha sido llamado Wind Powered Carrier y que se espera, que tenga su primera navegación inaugural en el año 2024. Debido a que junto con ser una idea muy innovadora, también técnicamente es bastante compleja.

Wallenius Marine / Youtube

En su diseño se ha utilizado una mezcla de tecnologías aeronáuticas y navales para que pueda aprovechar de la mejor manera posible el viento. Imitando el funcionamiento que tienen las alas de los planeadores. Velas que en el caso del Wallenius Marine, serán hechas de materiales compuestos, y que alcanzarán una altura de 80 metros. Sin olvidar, que contendrán un mecanismo para que en caso de fuertes vientos, su tamaño pueda reducirse a 50 metros.

Wallenius Marine / Youtube

Al sumar todo, el barco tendrá una longitud de 200 metros de largo, 40 metros de ancho y 100 metros de alto incluyendo las velas. Además de que por razones de seguridad y para maniobrar mejor dentro de un puerto, también se le instalarán motores. Posiblemente uno de sus pocos puntos negativos, va a ser su lentitud, recorriendo en 12 días lo que los buques de carga tradicionales realizan en 7 días. En este proyecto también trabaja el Real Instituto de Tecnología de Estocolmo, contando además con un apoyo financiero de 27 millones de coronas suecas (3.081.650 dólares estadounidenses) por parte del gobierno sueco, como demostración de la importancia que tiene. Hace unos meses se realizó un prueba en el mar con un modelo a escala para evaluar sus condiciones, rescatándose varios diagnósticos y avances.

Puede interesarte