Por Ghalia Naim
29 marzo, 2017

Mientras más buscas, menos encuentras.

Nuestra mente está acostumbrada a concentrarse en una sola cosa o varias dependiendo del conjunto. Guardamos información segmentada dependiendo de nuestro tipo de aprendizaje, sin embargo, el cerebro se dispone a recordar lo que necesitamos en ese momento. Una investigación de la Universidad Johns Hopkins lanzó increíbles resultados respecto a la concentración y la forma en que ignoramos información.

El experimento clave de la investigación se basó en una serie de imágenes con estos elementos:

En primera instancia, se le dijo a los participantes que encontraran la letra T.

JHU

Luego, se les dijo que encontraran los elementos escondidos. Es decir, no se les dio ningún tipo de pistas sobre lo que debían encontrar.

JHU

¿El resultado?

Los que buscaron la letra “T” se tardaron mucho más en encontrarla, que los que no sabían lo que buscaban.

JHU

¿Por qué?

Según los científicos,  cuando tu cerebro se concentra en una sola imagen, descarta el resto de la información. En cambio, si solo sabe que “debe encontrar algo” se mantiene alerta ante cualquier información conocida, en este caso, la letra “T”.

Este experimento se acercaría a una posible explicación del por qué los “genios” son tan dispersos. Quizá, para encontrar algo, no hay que buscarlo.

¡Haz la prueba!