Por Teresa Donoso
5 Enero, 2017

Nos están contactando.

Las ráfagas de señales radioeléctricas han intrigado a los astrónomos durante años desde la primera vez que fueron descubiertas, hace casi una década. Si bien al principio sólo eran capaces de percibirlas y recibirlas pero no de saber de dónde provenían, los científicos finalmente han comenzado a determinar su lugar de origen.

En este caso, las últimas señales recibidas provienen de una pequeña galaxia que se encuentra a tres mil millones de años luz de nuestro planeta y muchos creen que intentan contactarnos. Aún no queda claro cómo es posible que estas ráfagas de señales se generen o si realmente alguna forma de vida inteligente las provoca, sin embargo muchos creen que esto prueba de forma casi definitiva la existencia de vida alienígena.

Los primeras señales radioeléctricas recibidas por radiotelescopios se remontan a 2007. Pero en esa ocasión el contacto fue tan breve que, según lo que indica el Daily Mail, le tomó año a los astrónomos decidir si es que era un simple error o algo más. Sin embargo, una nueva ráfaga de señales durante el años 2012 hizo posible que un grupo de investigadores de la Universidad de California pudiesen determinar el punto exacto desde donde emanaban estas señales:

“Ahora sabemos que esta particular ráfaga proviene de una pequeña galaxia que se encuentra a más de 3 mil millones de años luz de la Tierra. Este simple hecho es un gran avance en nuestro entendimiento de estos eventos”.

Usando un programa especial, los astrónomos pudieron recibir cerca de nueve señales radioeléctricas diferentes en un solo mes y con la ayuda de telescopios especializados finalmente pudieron visualizar esta pequeña galaxia.

Los científicos tienen diferentes teorías para explicar estas ráfagas. Una de ellas a punta a que quizás se trata de estrellas muy luminosas que explotan en aquella galaxia creando una ráfaga de rayos gamma que llega hasta la Tierra. Otra opción es que el núcleo de la galaxia sea tan activo, que la propia área que lo rodea emita este tipo de rayos de forma natural.

¿Cuál será la respuesta correcta? Los científicos creen que este es un gran paso a la hora de comprender de mejor forma este fenómeno, pero admiten que aún no pueden entenderlo en su totalidad, algo que no es necesariamente malo:

“Incluso sin una respuesta concreta, esto es algo que cambia mucho las cosas y que hace que la caza de ráfagas de señales radioeléctricas esté recién comenzando”.

¡Te lo dije! ¡Nos están contactando!

Te puede interesar