Por Ghalia Naim
26 abril, 2017

Nada es real, todo es una Matrix.

Recuerdo como si fuera ayer cuando estaba en casa con mi mejor amiga y ella preguntó de qué color veía el vestido en una foto. No me pareció gran cosa y le dije que, obviamente, era blanco con dorado y, además, que me parecía bastante “feíto”. Ella también pensó lo mismo y dejamos el asunto, pero jamás imaginamos que por casi dos meses estaríamos debatiendo con otras personas lo mismo. ¿De qué color era realmente la prenda? Resultó que un porcentaje de la población mundial lo veía azul y negro (que son los verdaderos tonos), y el otro como nosotras (blanco y dorado).

¿Por qué todos lo percibimos diferente?

Por alguna razón, lo sigo viendo dorado…

Pero es así:

La teoría que inundó las redes.

Luego de que todo el mundo explicara una teoría diferente tras otra, se supo que el efecto era a causa de cómo percibía los colores el cerebro: hay quienes los procesan a través de sombras y luces, y otros, por medio de tonalidades. En el momento fue todo un hallazgo de la ciencia y nos quedamos tranquilos, pero ahora existe una nueva teoría.

¿Resuelto el misterio?

El neurocientífico de la Escuela de Psicología de la Universidad de Nueva York Pascal Wallisch aseguró que descubrió irrevocablemente la respuesta, y tiene que ver con el ritmo circadiano o reloj interno y el tiempo de exposición a la luz del sol de las personas.

Con base a esto, las personas “alondras”, cuyo organismo despierta y duerme temprano, se exponen más al sol y ven la prenda dorado y blanco. Por otro lado, quienes son “búhos” y siguen una rutina con horarios tardes, ocupan luz artificial para sus actividades, produciendo que vean el vestido negro y azul.

I found the infamous #blueblackdress at @JcPenney. #whitegolddress

A post shared by Cindy Cepeda (@cindyocepeda) on

¿Será cierto?

Bueno, al parecer, el cerebro tiende a acostumbrarse a un tipo de luz y asume por rutina que siempre es la misma, es decir, se confunde. Según el experto, esto influye muchísimo en la percepción de la realidad. Las “alondras” ven los colores según la luz natural y los “búhos” según la luz artificial.

El neurólogo llegó a esta teoría luego de culminar un estudio con 13 mil personas vía online, y los resultados fueron expuestos en el Journal of Vision. 

 

Me pregunto si cambio de horario podría ver el vestido azul y negro…

Igual, nunca habrá un consenso. Mis amigos respondieron esto:

captura de chat

Siempre lo seguiré viendo blanco :(.

¿De qué color lo ven ustedes?

Puede interesarte