Por Vicente Quijada
12 noviembre, 2018

El estudio de la Universidad de Bergen dejó al descubierto, además, otra terrible realidad: hay un gran porcentaje de hombres que no saben hacerlo.

A menudo se piensa que limpiar el hogar, más allá de lo cansador que puede ser, sirve para desestresarse y es hasta un buen ejercicio. Sin embargo, un estudio reciente apuntó hacia la vereda contraria, afirmando que incluso puede ser tan perjudicial como tener hábitos de un fumador compulsivo.

La investigación, publicada en la revista científica Society’s American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, estipuló que “el declive creciente de las funciones de los pulmones de las mujeres que trabajan en limpieza es comparable a fumar 20 cigarros por día”. Pero, ¿por qué? ¿y específicamente las mujeres? Les explico.

El estudio desarrollado en la Universidad de Bergen, en Noruega, analizó a más de 6 mil voluntarios -con un promedio de 34 años y de ambos sexos- durante más de 2 décadas, llegando a la conclusión de que los productos de limpieza que se utilizan actualmente pueden tener graves efectos sobre la salud, generando irritación en las vías respiratorias.

¿En qué consistía este daño? Los líquidos y vapores que emanan durante esta tarea tienen un efecto directo en el volumen de aire que una persona puede expirar como exhalar. En el caso de las mujeres que tenían la costumbre de limpiar su hogar, esta capacidad disminuyó 3.6 ml por año, mientras que en las féminas que trabajaban en oficios de esta índole, la cifra es de 3.9 ml.

En esa misma línea, el volumen en las exhalaciones disminuyó 4.3 ml por año, y un alarmante 7.1 en el caso de quienes se dedican permanentemente a esta labor. ¿Qué hay detrás de esto? Øistein Svanes, autora de la investigación, detalló que esto se debe a que algunos compuestos químicos, presentes en dichos productos de limpieza, generan irritación en la membrana mucosa de los pulmones, coartando su capacidad año a año.

¿Y los hombres? Las conclusiones del estudio hacen especial referencia al género femenino básicamente porque, lamentablemente, la mayoría de los hombres que contestaron ni siquiera sabían cómo realizar las tareas de limpieza en el hogar, evidenciando una práctica machista presente hasta hoy. De hecho, no es que los pulmones de las mujeres sean más débiles ante estos químicos, sino que simplemente están mayormente expuestos. 

En la igualdad está la solución, entonces. 

Puede interesarte