Por Alejandro Basulto
15 junio, 2020

Otra lectura del baktún, habría descifrado que el último día de la Tierra será la próxima semana y no en el día del solsticio en el 2012 como se pensó anteriormente. Calma, siempre fallan.

Cuando llegó el día del solsticio de diciembre en el año 2012, hubieron muchos que pensaron que se vendría el fin del mundo. Una lectura del baktún, un antiguo calendario mesoamericano, de los mayas, concluía que ese día se acababa todo para nosotros.

Pixabay

Se hablaba de una nueva era, con una transformación física y/o espiritual de todos los habitantes, o también, simplemente se sugería que vendría una catástrofe, que acabaría con toda la vida en el planeta. Las causas que se proponían era muchas: un asteroide errante, un agujero negro, una gran actividad solar, etcétera. Pero nada pasó.

Pixabay

Sin embargo, otra interpretación del calendario maya nos hablaría de una nueva fecha para el fin del mundo, siendo esta durante la presente semana o la próxima. Y con crisis en todo el planeta, tales como el COVID-19, los disturbios sociales, las plagas de langostas y avispas, los huracanes, los incendios forestales, los volcanes en erupción, y cuanta otra catástrofe más, sin duda que la posibilidad de que todo se acabe, tiene hartas posibilidades de pasar por nuestra cabeza.

Pixabay

Y por ello tal vez, que el científico Paolo Tagaloguin, quiso realizar un complejo cálculo, en el que explicó que la lectura original del calendario maya estaba incorrecta, y aunque el mundo no terminó el 21 de diciembre del año 2012, como se pensó en un principio, sí podría verse acabado durante esta semana o la próxima. Una teoría de conspiración que se suma a tantas otras que han fallado al momento de pronosticar un presunto fin próximo de la humanidad.

«Siguiendo el calendario juliano, estamos técnicamente en 2012 … El número de días perdidos en un año debido al cambio al calendario gregoriano es de 11 días … durante 268 años usando el calendario gregoriano (1752-2020) por 11 días = 2,948 días. 2.948 días / 365 días (por año) = 8 años»

– tuiteó el científico Paolo Tagaloguin, según consigna The Sun.

Pixabay

Si los cálculos de Paolo son correctos y si se suman todos los días perdidos, el fin de todo lo conocido en este planeta, sería esta semana o a más tardar la próxima. Aunque nunca olvidemos que para el 21 de diciembre del año 2012, varios creyentes acudieron a sitios mayas en México y Guatemala, con la esperanza de ver algo catastrófico y solo consiguieron cansarse y volver sucios a sus hogares.

Puede interesarte