Por Alejandro Basulto
21 septiembre, 2020

Esto en línea con los estudios que sugieren que este virus podría ingresar a través de los ojos a nuestro organismo.

Desde que la pandemia del coronavirus surgió en China, a nivel global son más de 30.300.000 personas contagiadas y casi un millón de víctimas fatales las que se han acumulado hasta la fecha. Una enfermedad que sorprendió a varios gracias a su facilidad de contagio, lo que obligó a muchas autoridades de distintos países a aplicar medidas de distanciamiento y aislamiento social para evitar que más gente se infecte con este virus. Patología ante la que se ha pedido que se utilicen mascarillas para que las personas se protejan, y que según un reciente estudio en China, utilizar gafas también serviría.

Pixabay

Debido a que un grupo de investigadores del Segundo Hospital Afiliado de la Universidad de Nanchang, llevaron a cabo un estudio en el que dieron con la conclusión de que usar anteojos a diario ayudaría a reducir el riesgo de contraer COVID-19. Después de hacer los respectivos análisis, descubrieron que quienes utilizan gafas tienen cinco veces menos probabilidades de contagiarse con esta enfermedad. Una investigación en la que también se reitera la importancia de proteger los ojos y de evitar tocarse la cara, porque el virus no solamente puede ingresar por la boca y la nariz.

Pixabay

Acorde a lo investigado por este grupo de científicos asiáticos, el coronavirus se adhiere a los receptores ACE-2 para poder ingresar e infectar las células humanas. Encontrándose estos en los ojos, por lo que el uso de anteojos ayudaría a reducir la probabilidad de contagios a través de esa vía, según su publicación en JAMA Ophthalmology, para la que analizaron a 276 pacientes diagnosticados con COVID-19 entre el 27 de enero y el 13 de marzo, para realizarlo.

Pixabay

De ellos, treinta pacientes usaban anteojos (10,9%), de un universo en el que el 31.5% de la población china entre 42 y 57 años utiliza gafas (en base a un estudio hecho hace años, cuando ellos era más jóvenes) y en el que la edad promedio de los pacientes es de 31 años. Lo que en conclusión da que la población general tiene 5,4 posibilidades más de contagiarse de coronavirus, por sobre quienes usan gafas a diario. Siendo uno de los factores que explica esto, el hecho de que las monturas evitan o desalientan a las personas a tocarse los ojos, lo que disminuye el riesgo de infección.

“Nuestro principal hallazgo fue que los pacientes con COVID-19 que usan anteojos durante un período prolongado todos los días eran relativamente poco frecuentes, lo que podría ser una evidencia preliminar de que los usuarios diarios de anteojos son menos susceptibles al COVID-19 (…) Para los usuarios diarios de anteojos, que suelen usar anteojos en ocasiones sociales, el uso de anteojos puede convertirse en un factor protector, lo que reduce el riesgo de transferencia de virus a los ojos y hace que los usuarios diarios de anteojos a largo plazo rara vez se infecten con COVID-19”

– escribieron los autores en la investigación publicada en JAMA Ophthalmology.

Pixabay

Además, se descubrió que el COVID-19 no solo puede hallarse en la superficie de los ojos, sino que también se ha encontrado dentro de las lágrimas. Lo que vuelve a confirmar que este órgano es un canal importante para que el SARS-CoV-2 pueda ingresar a nuestro organismo e infectarlo.

Puede interesarte