Por Alejandro Basulto
17 julio, 2020

El proyecto se está implementando en Italia, donde esperan reducir en un 20% el ruido del paso de los vehículos.

Con el cambio climático como gran reto de las autoridades, empresas y organizaciones preocupadas por la ecología, cada vez son más los esfuerzos que aparecen para hacerle frente. Debido a que una crisis medioambiental de afectación global, podría generar daños catastróficos y hasta irreparables en la vida que hay en el planeta, por lo que día a día se van sumando más personas conscientes del peligro que corremos nosotros y toda la naturaleza. Y es entonces, como surgen proyectos como el europeo Nereide, en Italia, el que busca implementar sus primeros avances sobre una “carretera reciclada”.

Bertold Werkmann / Shutterstock

Con objetivos tales como la sostenibilidad medioambiental, la seguridad vial y la reducción acústica, el proyecto Nereide es una iniciativa liderada por el Departamento de Ingeniería Civil e Industrial de la Universidad de Pisa, que tiene como principal enfoque diseñar y crear las carreteras del futuro. Unas que servirán de gran ayuda ante el cambio climático. Por lo que dado sus ambiciosos fines, este proyecto ha recibido el cofinanciamiento del programa europeo LIFE, para que su implementación oficial en las ciudades y largos tramos, se haga pronto una realidad.

Pixabay

Esta iniciativa ecológica tiene como protagonistas a los neumáticos viejos y utilizados, que junto a residuos de asfalto, son utilizados en la producción de nuevas mezclas para las carreteras. Al final de su vida útil, el caucho recuperado de los neumáticos tiene propiedades de resistencia, elasticidad y de insonorización, que debido a estas cualidades seguras, anti acústicas y sustentables, lo convierten en un excelente reemplazo de los áridos vírgenes.

Nereida

“Nos hemos centrado en el estudio de mezclas innovadoras y sostenibles desde el punto de vista medioambiental, algunas de las cuales con altos porcentajes de materiales reciclados, que todavía garantizan una larga vida útil del suelo (…) La gestión y el mantenimiento de nuestras carreteras están bajo la lupa de los medios de comunicación, pero también y sobre todo del mundo científico y académico”

– dijo Pietro Leandri, profesor asociado de la Universidad de Pisa y coordinador del proyecto, en una conferencia guardada en el sitio web del proyecto.

Pixabay

Actualmente, en conjunto con los socios ARPAT, el Centro Belga de Investigación de Carreteras (BRCC), el Instituto de Acústica y Sensores Orso Maria Corbino del CNR y Ecopneus, están llevando a cabo una prueba en la Toscana y en Bélgica. Donde han fabricado dos secciones de “eco-road”, construyéndose en Massarosa, en la provincia de Lucca, un tramo de 2,4 kilómetros para el que se utilizó una particular tecnología de producción tibia, que aprovecha temperaturas inferiores a las estándar, lo que ahorraría consumo de energía.

Puede interesarte