Por Mariana Meza
13 enero, 2021

Un estudio realizado en ratones demostró poder revertir una parálisis parecida a la que causa la enfermedad autoinmune. Se trata se aprovechar la tecnología del ARN mensajero utilizada en la vacuna de la farmacéutica alemana.

Son varias las vacunas que ya se están probando para batallar contra el COVID-19. Una de ella es la de BioNTech que, además de combatir el actual virus, también tendría efectos positivos en enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple. 

Y es que recientemente la farmaceútica alemana BioNTech hizo público un estudio en el que se revela que, basándose en su técnica de introducir un mensaje genético escrito en una molécula de ARN mensajero (ARNm), se podría combatir la esclerosis múltiple, enfermedad que actualmente aún no tiene cura. Aunque  se encuentra en fase preclínica, la noticia es esperanzadora.

El estudio de la vacuna experimental, publicado en la revista Science, fue probado en “complejos modelos de esclerosis múltiple en ratones” en los que se logró revertir la enfermedad.

Rober Solsona / Europa Press

Resulta que los animales que recibieron el nuevo fármaco basado en la técnica de BioNTech mostraron que su sistema inmune dejó de causar daños, retrasando la aparición de la enfermedad y reduciendo su gravedad. Es más, en algunos casos incluso se revirtió la parálisis que sufrían los ratones del estudio, esto porque la inyección genera una proteína capaz de modular el sistema inmune. 

La investigación estuvo a cargo de la bioquímica húngara Katalin Karikó, quien por años estuvo trabajando la técnica del ARNm, y Ugur Sahin, director ejecutivo de BioNTech, quienes también lograron demostrar que esta vacuna no interfiere en otros aspectos del sistema inmune, por lo que se puede segur identificando la aparición de otras enfermedades como la gripe.

Katalin Karikó / Foto: Rachel Wisniewski

La esclerosis múltiple, también conocida como “la enfermedad de las mil caras”, presenta una sintomatología muy variada, que va desde hormigueos hasta una parálisis casi completa.

La razón de por qué el sistema inmune de las personas con esclerosis múltiple ataca a su propio organismo aún es desconocida. Sobre lo que sí se tiene conocimiento es que puede dañar el sistema nervioso central de quienes conviven con ella. Aunque hay pacientes que son capaces de vivir con esta enfermedad durante toda su vida y sufrir solo un ataque, hay otros que se ven más afectados y tienen una mayor cantidad de recaídas que provoca un deterioro en su movilidad, llegando incluso a poder sufrir un deterioro cognitivo. 

Carlos Rosillo

“Es una aproximación muy inteligente”, dijo Luisa María Villar, Jefa de Inmunología del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid y miembro de la Sociedad Española de Neurología a El País, y también comentó que es muy pronto para asegurar su efectividad y que hay que seguir investigando. “De cada 100 moléculas que se prueban con éxito en animales solo una llega a desarrollarse en humanos. En la actualidad ya hay otras aproximaciones similares que se están probando en humanos. Esta es solo una más y hay que recordar que los tratamientos han mejorado mucho. Cuando comencé a trabajar en este campo, a los 15 años de enfermedad el 50% de los pacientes podía acabar en una silla de ruedas. Ahora muchos pueden hacer vida normal”, añadió la inmunóloga coordinadora de la Red Española de Esclerosis Múltiple. La investigación es buena, pero aún esta en pañales.

Actualmente existen más de 10 tratamientos que han sido aprobados para combatir esta enfermedad autoinmune en las personas y, aunque cumplen con la función de modular la respuesta del sistema inmune, aún presentan efectos secundarios.

Los investigadores detrás de este esperanzador estudio, que están trabajando con el Centro Médico Universitario de la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia (Alemania), comentaron también que es muy posible desarrollar moléculas de ARNm para cada paciente con esclerosis múltiple debido a que producirla resulta bastante barato, lo que ayudaría enormemente a controlar “enfermedades autoinmunes complejas”. 

Puede interesarte