Colaboración por Elizabeth Gonzales
Sé que aún no he vivido lo suficiente, pero he tenido muchas experiencias que han ido cambiando mi perspectiva sobre el mundo, y es por eso que hoy he decidido empezar a decirle al mundo quién soy y para qué estoy aquí; ¿cómo lo haré? escribiendo. The Owl Girl

La #5 es clave.

¿Te ha pasado alguna vez que, estás en el mejor momento de la tu relación amorosa, en donde crees que tu chico es el hombre perfecto, y de pronto, como si la vida se burlara de ti, todo empieza a ponerse mal? Pues, a mí sí. Y es una de las peores sensaciones que he vivido, se me hace difícil concentrarme o estudiar, se apodera de mí una sensación de vacío y unas ganas de llorar que a veces son suprimidas por el orgullo. Y todas estas formas de experimentar mi tristeza, no se acaban hasta que logro solucionar el problema. Algunas veces mi novio y yo, logramos encontrar el punto exacto del lío y solucionarlo todo rápidamente, mientras que otras veces – por cuestiones de orgullo e impulsividad- la situación se pone de mal en peor.

Y es que problemas los tienen hasta las mejores parejas del mundo, y según el experto en familia John Gottman, existen “4 jinetes del apocalipsis”, es decir, 4 modelos de conducta que atentan contra la armonía familiar y de pareja. Estos cuatro jinetes son:

  • Críticas: esas típicas frases que en lugar de arreglar la situación, solo hieren a tu pareja. En muchas situaciones estas críticas se transforman en insultos y un largo listado de todos los defectos de tu novio o novia. No es lo mismo decir: “Me gustaría que me entiendas más a decir: eres incapaz de entender lo que digo”.
  • Desprecio: El desprecio constituye una falta de respeto que incluye insultos, muecas, empleo de la ironía o el sarcasmo, y que se utiliza con fines ofensivos y para infravalorar a la otra persona.
  • Actuar a la defensiva: implica no aceptar un reclamo, sentirse atacado y  contratacar. Muchas veces debemos aceptar que somos parte del problema, y por ende afrontar la situación y buscar soluciones.
  • La evasión: el peor de los jinetes, es la evasión. No enfrentar la situación y dejarla pasar, solo provocará que el resentimiento y el enojo se acumulen hasta el punto de llegar a una terrible crisis.

Bien, así como existe dichos jinetes, también existen aquellos salvavidas que te permiten mantener una discusión saludable, aquí te los decimos. 

1. Nunca culpes directamente al otro

Si están en esa situación fue porque ambos contribuyeron.


2. Cero exageraciones y dramas

Estamos acostumbradas (sí las mujeres, y algunos hombres) a que las discusiones tienen que convertirse en una escena de telenovela. Créeme, el exagerar las cosas, el fingir molestia e indignación y el maximizar el asunto, solo empeora las cosas. Calma, no hagas una tormenta en un vaso con agua.


3. Respira

Cuenta hasta diez o mil, e intenta relajarte. Es bueno tomarte un momento para pensar las cosas, irte por un rato no es sinónimo de evadir, a veces el alejarse un poco para pensar puede minimizar la tensión del momento.


4. Habla, no grites

Cuando hay amor, y los corazones están cerca no son necesarios los gritos, sé que requiere de mucho esfuerzo y valor el hablar calmadamente en un momento de enojo, pero no olvides que la persona que está frente a ti, es muy valiosa y te ama.


5. Olvida el pasado

Concéntrate en el problema actual, de nada sirve traer a colación el problema que tuviste hace cinco meses; recordar situaciones del pasado en donde tu pareja no actuó como debería, es jugar sucio. No puedes corregir lo que ya está en el ayer, por ello, esfuérzate en aclarar los principales puntos del problema actual.


6. No discutas en la calle

Es importante que encuentres el lugar adecuado para discutir, pues cualquier factor externo puede alterar de inmediato la situación. Además, a nadie le gusta hacer un espectáculo en la calle, ¿verdad?


7. Evita las peleas por redes sociales

Una de las peores ideas es discutir por Facebook o WhatsApp. Cuando uno escribe algún mensaje, la otra persona no tiene idea del tono de voz que estás usando, las expresiones de tu rostro o el contexto en el que dices las cosas, definitivamente no es prudente arreglar algún problema mediante mensajería instantánea.


8. Cede

Escucha atentamente los puntos y opiniones del otro, deja de lado por un momento tus preceptos y ponte en su lugar.


9. Busca una solución

Repetir una y otra vez las causas del problema o buscar culpables, no solucionará nada. Es importante identificar los factores que influyeron en el caos, y a partir de ello buscar la solución.


10. Compromiso

Es importante que se aprendan de los errores, que las fallas que se tuvieron no se vuelvan a repetir, por ello, es necesario que ambos propongan y acepte un compromiso, con el cual ambos mejoraran aquellos aspectos que no son saludables para su vida de pareja.

No permitas que uno de los jinetes del apocalipsis se apodere de ti y de tu amor, busca siempre el camino de regreso a la calma.

Y como algún sabio escribió: “cuando discutan, no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más. Porque puede llegar el día en el que la distancia sea tan grande, que no puedan encontrar el camino al corazón del otro nunca más”.