Colaboración por Daniela Penza
Porque es mejor perseguir tus sueños, intentarlo, fallar y volver a intentar. Descubrir tus pasiones. Proponerte metas. Porque si sólo pensar en lograrlo te hace sonreír, no lo dejes de perseguir.

Muy en el fondo piensas que tus sentimientos serán correspondidos, pero te mata la inseguridad de arriesgarte y perderlo. ¿Te suena?

Si, es algo casi trágico. Enamorarte de tu mejor amigo es a veces desesperante, sobre todo, cuando estás muy segura de que él no siente lo mismo. O si lo siente, y no lo sabemos.

Estás en un laberinto, estás insegura, no tienes poder de decisión, te ves a ti misma con cierta histeria cuando estas cerca de él. Después de pasar tanto tiempo juntos, de escucharlo, de apoyarlo, de reírte, te das cuenta de que tus sentimientos no son como los que tienes hacia tu hermano y hasta puede que tengas miedo de reconocérselo ya sea por perder la hermosa amistad o por miedo al rechazo.

Yo, por ejemplo, me di cuenta muy temprano. Lo conocí, porque nos tocó vivir en una misma casa, y… ¡éramos tan distintos! Pero nunca había conocido a otro chico con quien la pasara tan bien y me hiciera reír tantoTODO el mundo nos decía que hacíamos una pareja ideal. Pero yo, mientras tanto, me sentía en un vaivén de sentimientos y emociones.

Tranquila, a muchas nos ha pasado y estas son las señales de que estás loca por tu mejor amigo.

1. Te ríes con él más de lo que te ríes con otros

Hasta los demás se dan cuenta de que la relación que tienen es distinta. Tienen una cierta complicidad, que no comparten con nadie, tienen cosas de las que sólo se ríen ustedes dos. Y sus chistes, bromas o hasta cualquier estupidez que él haga te parece más interesante que cualquier otro chiste de otra persona.


2. Quieres estar todo, todo el tiempo con él

Cuando te pasa algo especial, lo primero que piensas es en contárselo. Antes que a cualquiera. Quieres compartir todo momento con él, porque quieres estar todo el tiempo a su lado, y que esté pendiente de todo lo que te pasa.


3. Te sientes rara o “molesta” cuando te habla de otras mujeres (cuando no deberías)

He aquí el momento en el que un tiranosaurio rex te golpea en la garganta cuando sabes que está mirando a otra chica (que en tu cabeza es mucho más linda y divertida que tú). No hay nada peor que tenga otra “amiga” de la que te habla. ¿Por qué hacen eso? Los hombres no deberían hablarle de mujeres a otras mujeres, ¿o no?


4. Peleas todo el tiempo con él

Lo más típico de todo. Como nos decían en la primaria “los que se pelean se aman”. No tienes respuestas coherentes cuando te preguntan por qué se están peleando. A veces, es hasta divertido discutirle todo. Y por momentos te das cuenta de que parecen un matrimonio discutiendo por idioteces.


5. Quieres que te busque

Te encanta que te pregunte cómo te fue en tu examen, qué tal estuvo tu día. Que se acuerde de las fechas que son especiales para ti. Te mueres de ganas de que te proponga salidas, o juegos, y que la primera a la que invite seas tú.


6. Quieres que te elogie o te diga cosas lindas

Esto básicamente no requiere explicación. Y no puedes negarlo, te encanta cuando te dice que eres la más divertida. O cuando le ganas en algo y sabes que eres la mejor (modestias aparte por favor).


7. Sonríes cuando hablas de él con otras personas

Ahhh. Cuando te das cuenta te sientes una tonta. Pero te encuentras hablándole a los demás de él. De lo divertido que fue jugar al ping pong con él. En todo tema de conversación siempre sacas su nombre.


8. Piensas que conoces todo de él

Estás tan segura de que conoces todo de él que hasta podrías parecer su madre. Puede llegar a ser patético que te conozcas su sabor de helado favorito, pero sí, es real.


9. Quieres ser la única que él necesite o busque

A quién va a recurrir si no es a ti en primer lugar. Qué, ¿tiene otra amiga? Quién puede conocer más que tú todo lo que hace o lo que le pasa.


10. A veces, hasta ni tú misma reconoces las actitudes que tienes frente a él

Algunos le llaman histeria, pero en el momento de que tú misma te das cuenta de que estás siendo histérica con él, estamos en el horno.


11. Estás muy insegura sobre decirle lo que sientes

Por último, el momento en el que te das cuenta de que realmente sientes más que amistad por tu mejor amigo, es cuando estás en ese momento, que estás tan confundida que te planteas decirle lo que te pasa, porque muy en el fondo puede que pienses que tus sentimientos sean correspondidos. Pero te mata la inseguridad de arriesgarte y perderlo.

Yo creo que después de haberme dado cuenta de que estaba enamorada de mi mejor amigo, maduré mucho en cuanto a mis sentimientos. Mi situación no era la ideal, porque nosotros no éramos compatibles para ser una pareja. Yo nunca le confesé los sentimientos que tuve. Pero yo lo conocía mucho, sus defectos y virtudes. Me pregunté a mí misma si realmente quería estar con él, si él sintiera lo mismo. Mi respuesta fue no. Hasta el día de hoy, que seguimos siendo buenos amigos, sé que no hubiésemos sido compatibles, ¡pero sí como amigos! La línea entre la amistad y el amor muchas veces se confunde. Y quizás hoy tu mejor amigo no sea el amor de tu vida, pero qué lindo sería que el amor de tu vida sea tu mejor amigo. Hoy, creo que lo estoy conociendo, y es mejor de lo que esperaba.

Aunque no todos los casos son iguales, quizás el siente algo por ti, ¡quizás sí son compatibles! Todo está dentro tuyo, si sabes que lo que sientes es amor, y que puedes ser correspondida, ¿qué puede ser más valioso que arriesgarte por amor?