Colaboración por Don Gato
Odia todo y a todos. Vive para exigirle mimos a su dueño y para ver películas o series. Hace críticas y se cree mejor que cualquiera.

Esto era un drama psicológico y a mi me vendieron otra cosa.

El 2017 ha sido un buen año para Stephen King y sus fanáticos. No solo por el arrasador éxito de “It”, sino por muchísimas otras adaptaciones de novelas del autor que llegaron a la gran pantalla, como “La Torre Oscura” y a la televisión como “La Niebla” o “Mr. Mercedes”. Hace pocas semanas Netflix estrenó una de las más esperadas, El Juego de Gerald” que no tuvo la recepción esperada por el público, y ahora, la historia se repite con “1922”. 

Netflix

La producción de la plataforma digital dirigida por Zak Hilditch (“Las últimas horas”) narra la historia de Wilfred, un hombre que disfruta de su tranquila vida en su granja con su esposa, Arlette y su hijo, Henry. Pero ella odia la vida en aquel lugar. Quiere divorciarse, vender las tierras y llevarse a Henry, lo que no le parece para nada a Wilf. La pareja no logra llegar a un acuerdo por lo que el granjero toma la decisión de asesinarla y convence a su hijo de que es la única opción viable. 

No tengo idea por qué, pero esta película está catalogada como de terror, cuando no contiene ni una pizca de ese género. Sí, hay un par de escenas tipo King como cuando muestran el cuello cortado de Arlette o a las ratas saliendo de su boca, pero eso no quiere decir que se asimile, por ejemplo, a “It” (teniendo en cuenta que tampoco era de temer esa cinta).

Netflix

Se trata de un filme que en un comienzo, y principalmente gracias a su intensa música, con violines en un tono irritable, te hace creer que se viene muchísima intensidad y una intriga enorme, pero, a medida que va avanzando te encuentras con una narración lenta y aburrida. O sea, te mienten.

No se trata de terror, se trata de un drama en el cual un hombre lidia con su inestabilidad mental a causa de la culpa de haber asesinado a su mujer. Puede resultar interesante, pero al contradecirse con su género, no resulta muy atrayente. Si me hubieran advertido que es un drama psicológico, entonces quizás me hubiera apetecido más. 

Netflix

Si hay algo que tengo que destacar de esta película, es la actuación del protagonista, Thomas Jane. Casi irreconocible, quien también participó en la película “La Niebla” del mismo King, personifica a un convincente granjero que admite tener otro hombre viviendo dentro de él, “el conspirador” encargado de cometer el asesinato. Su exagerado acento rural podría haber sido un poco ridículo (considerando que todos los otros hablan completamente normal) pero no, lo hace realmente espectacular. De hecho, su actuación es lo que te hace “entender” que mate a su esposa (y le pida a su hijo que participe, que es la peor y más interesante parte) por sus adoradas tierras.

Desde el comienzo la cinta no evoca sentimientos. Los personajes son completamente fríos y, pese a que se me revolvió un poco el estómago con el hecho de que el hijo presenciara todo, no hay emoción. Por eso, cuando intentan mostrar la culpa de Wilfred uno no se identifica, no logran tocar ese nervio para que sintamos algo (ALGO SIQUIERA).

Netflix

Las historias de King suelen caerse un poco hacia el final y, aunque no es tan malo como el de “El Juego de Gerald”, esta no fue una excepción. Precisamente se buscó generar empatía con la culpa del protagonista, algo que fracasó por completo, al menos conmigo.

Si lo que buscas es acción y terror, entonces no veas “1922”, no tiene ninguna de esas dos cosas. Es más, quedarás bastante indiferente al verla. Incluso, me atrevo a recomendarte que no pierdas tu tiempo. Mejor me hubiera quedado limpiándome las bolas de pelos.