Si yo lo hice, tú también puedes.

Seguro que te lo has planteado alguna vez pero inmediatamente piensas que es una locura. Probablemente pensarás que no estás hecho para esto, que no tienes suficiente dinero, que no puedes permitírtelo o que tienes muchas cosas que haces así que “no es el momento”. Déjame decirte que nunca el el momento, las cosas más inesperadas vienen un martes cualquiera por la mañana sin avisar, no será el momento en el que te des cuenta de que tienes 50 años (o 30 o 70), no será el momento en el que un ser querido muera, nunca será un buen momento para nada en esta vida y si sigues esperando al momento adecuado simplemente nunca lo harás.

Dejarlo todo y viajar suena a cuento de hadas, una historia imposible, a locura irremediable, incluso a irresponsabilidad… pero de todo lo que he hecho en esta vida dudo que haya más responsable que haberlo dejado todo y salir de viaje.

En el 2011 decidí cambiar de país para conocer otro idioma y salir de mi zona de confort y terminé trabajando en un mercado de navidad de manera temporal en el que conocería a un alemán muy particular que ahora es mi compañero de viaje. Sólo 6 meses después y sin apenas conocernos decidimos irnos a recorrer Sudamérica en un viaje en el que lo único que teníamos eran ganas.

Lo dejamos todo, nuestros trabajos, nuestros amigos, nuestra familia…. y nos embarcamos en una aventura que parecía totalmente destinada a fracasar, un viaje con alguien con el que no compartes idioma o cultura por un territorio inmenso, sin mucho dinero y con muchos miedos. Ese primer viaje nos llevaría por 6 países en 6 meses, recorrimos Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador y finalmente Colombia y nuestras vidas nunca volvieron a ser las mismas.

Conocimos lugares hermosos y remotos que jamás creímos que existirían, encontramos almas y seres humanos increíbles que nos ayudaron y nos cuidaron durante todo el camino y recuperamos la fe en la humanidad. Si tienes curiosidad puedes ver nuestra ruta completa.

Sí, pero… no tengo dinero

Nosotros tampoco teníamos demasiado, durante los 3 meses anteriores a nuestra decisión juntamos todo lo que teníamos, vendimos muchas cosas y trabajamos turnos dobles. Conseguimos 2500$ por persona y eso fue lo que gastamos durante nuestro viaje, menos de 500$ al mes, seguro es mucho menos de lo que gastas sentado en tu casa o en tu oficina trabajando. Es cierto que para este tipo de viaje se requiere mucha consciencia y saber que las cosas no serán fáciles. Muchas horas en la carretera esperando un levante mientras haces autostop, muchas noches en tu carpa… Pero también gracias a eso conoces e interactúas con más personas durante el camino, personas que después de 5 años seguirán siendo tus amigos.

¿No me crees? dale un vistazo a esta lista de gastos detallados y presupuesto que realizamos de nuestro viaje por Sudamérica.

Captura de pantalla 2016-06-02 a las 4.16.24 p.m.

Sí, pero… no tengo tiempo

Por eso hay que dejarlo todo, porque nadie tiene tiempo para nada en este mundo, se trata de hacer una pausa y bajarte del tren en el que todos vamos tan afanados hacía ningún lado. No te preocupes, el tren no solo pasa una vez y además lo más probable es que una vez termine el viaje no quieras ni volver a subirte. Nunca hay tiempo para las cosas importantes porque solemos confundirlas con las cosas urgentes y no son ni mucho menos lo mismo, así que libérate de miedos y tómate tu tiempo, solo tienes uno y ese si que se termina y no vuelve 🙂

Ok… Me vas convenciendo, ¿qué me recomiendas?

Que te lo plantees te verdad, que renuncies y des una fecha para que no haya vuelta atrás y por más pánico que pueda causarte sigas con la decisión hasta el final. No te arrepentirás. Si estás pensando en comenzar por Sudamérica puedes darle un vistazo a estos 7 consejos que me habría gustado saber antes de empezar un viaje por Sudamérica. Si tienes otro lugar en mente puedes darle un vistazo a los miles de blogs de viajes de otros viajeros que como nosotros decidieron elegir lo importante y posponer lo urgente :).