En seguida se te vino alguien a la cabeza, ¿o no?

Sé que nunca se termina de conocer a alguien, sin embargo en algún momento de tu vida, pasa que te encuentras con una persona que logra sacar lo bueno pero al mismo tiempo sacar lo malo, y no significa que sea una mala persona sino que te conoce desde el lado positivo, hasta aquel totalmente negativo. Pero aún así lo sigues queriendo. Si tienes esa persona en tu vida, lograrás identificarla con estas 6 simples cosas:

1. En una discusión es todo y nada

Sacan todo aquello que está mal sin la necesidad de ofenderse, aunque a los cinco minutos ya quieren que todo esté mejor, y volver a reír como siempre.


2. Disfrutas expresarle las cosas

Es raro pero no existe persona en el mundo con la que disfrutes más compartir lo que sientes que con ese alguien, no importa si es coraje o felicidad, es como si al expresarle tu carga, te ayudara a levantarla y al decirle tu alegría la emoción fuera compartida.


3. Te hace enojar

Habrá veces (muchas) que te saque de tus casillas, actitudes que te desesperen y te hagan enojar. Se pelean como si el mundo se fuera a acabar, pero al final siempre terminas controlando tus impulsos, porque llegan a un acuerdo y te escucha como siempre lo hace. 

Y claro, no sabes ni siquiera si es porque sientes amor por él o porque es mejor no estar peleados, pero sin duda alguna es mejor que esté a tu lado.


4. Soporta aquello que ni tú soportas

Te soporta, cuando ni siquiera tú te soportas, cuando a todo el mundo le caes mal, cuando ni te sabes explicar, cuando estas en tu peor momento de lata, de enojo, de berrinche y aunque en ese momento tal vez quiera matarte por lo insoportable que estás, te entiende y se pone en tu lugar, y en vez de gritar y pelear contigo, espera a que pase y te calmes, para luego hablarlo.


5. Siempre le quieres hacer saber lo mucho que lo quieres

Saca tu lado más cursi y no puedes dejar de recordarle lo importante que es en tu vida y lo mucho que lo quieres, incluso no importa que estén peleados, de alguna manera le harás saber que lo quieres, aunque no sea el mejor momento.


6. Te das cuenta de que está para ti

Ya te soportó cuando nadie más lo hizo, te aguantó el berrinche y explicó lo que tú creías inexplicable, está en las buenas pero sobre todo en las malas, y si en algún momento no ha estado, te pide mil disculpas y trata de arreglarlo de alguna posible manera.

Es aquí cuando te das cuenta de que no importa que saque tu lado malo, el lado gruñón, el que a nadie le gusta, porque siempre logra encontrar tu lado bueno y pocas personas lo hacen.

Por eso, le damos las gracias a esa persona que aunque saque lo que no nos gusta de nosotros, lo soporta y se queda para seguir conociéndolo y para hacer brillar el lado que todos aman, y muchas más gracias, porque esa persona quiere tus dos lados, no importa cuánto batalle, pues sabe que tú también estarás ahí.