Colaboración por Claudia Salcedo
Me encargo de hacer mis sueños realidad. Amante de los viajes y de la cultura. Publicista de profesión. Estudio una maestría en Igualdad y género. Por mi sangre corre la rebeldía y las ganas de pensar todo de manera distinta. ¿Mi sentido de vida? ¡Ser feliz!

Esto de los “toy boys” parece estar de moda.

No todos lo han oído, pero el término que hoy en día describe a este tipo de mujeres es “cougar”, y fue inventado por la columnista canadiense Valerie Gibson, para definir a aquellas mujeres mayores que se fijan en hombres más jóvenes. Se hace una comparación con el “puma”, donde ellas toman un papel activo en la caza y seducción de sus “novios o presas”.

Por lo general, una cougar le llevará mínimo 5 años a su pareja. Son mujeres que pasan de los treinta, independientes, solteras o divorciadas, que dejan atrás tabúes y se entregan al amor. ¡Y de qué manera!

Como ya tienen experiencia y saben lo que les gusta y lo que no, los jóvenes que se fijan en ellas, se evitan las indecisiones y los típicos dramas de jovencitas inmaduras que apenas están conociendo el mundo. Además, en el ámbito sexual al ser más experimentadas, seguramente enriquecerán a parejas de sobremanera.

Tengo varias amigas que son “cougars”, aunque ellas no buscaron serlo de manera consciente, reflexionando un poco al respecto, me di cuenta cuáles son las variables que las llevaron a esta situación:


1. La longevidad

Ahora las mujeres y los hombres vivimos más años y si comparamos las estadísticas mundiales, la mujer vive en promedio 5 años más que el hombre. Esto lógicamente lleva a que haya más mujeres mayores sin parejas, con ello no les deja más remedio que fijarse en hombres menores.


2. Juventud

Seamos sinceros, en la sociedad actual se nos vende la juventud como lo mejor del mundo. Con esta ideología, obviamente las mujeres procuran y quieren verse siempre jóvenes en todos los ámbitos. Eso incluye tener a un hombre joven a su lado, ellos seguramente les inyectan vitalidad, energía y de la preciada juventud.


3. Hombres mayores llenos de vicios

Muchas de nosotras hemos tenido parejas que nos llevan muchos años. Lo que he comprobado es que un hombre mayor, independientemente de que ya está más babeado y en muchas ocasiones maleado, ya tiene bien definida su forma de ver la vida. Por lo que son hombres más cuadrados y menos flexibles. En cambio los hombres jóvenes, son más tolerantes, apenas están experimentando y conociendo el mundo, lo que nos permite acoplarnos e incluso enseñarles una forma de ver el mundo.


4. Diversión

Muchas de mis amigas me han comentado que andan con jóvenes porque se divierten más que con hombres de su edad o mayores. Parece que ellos al admirarlas, buscan la forma de hacerlas reír.


5. Hombre disponibles escasos

Hay varios países que cuando uno pasa los treinta y quiere ligar, te topas con que la mayoría de los hombres de tu generación o más grandes están casados, viven en pareja o son gays declarados. Por lo que la misma sociedad la única solución que deja es salir con hombres menores, pues son los que están disponibles.


6. La liberación femenina

Al tener más independencia y libertades, las mujeres podemos vivir como nos guste. Eso implica que una mujer ya no será juzgada por tener un amorío con alguien más joven. Lo que en años pasados siempre había sido visto como “pecado mortal”.

Desde mi punto de vista, creo que no importa la edad de nuestras parejas. Siempre y cuando seamos compatibles, tengamos los mismos valores y estemos en sintonía.