Colaboración por Daniela Pérez
Venezolana. Ciudadana del mundo. Pasión por la lectura directamente proporcional a la pasión por la escritura. Amante de los animales, viajes y libros. Laberinto de Serendipias

No hay mejor aroma que el de un café por la mañana.

Es fácil comenzar a hablar sobre el café, ¡¿a quién podría NO gustarle?! Pues esos extraños casos existen. Sin embargo, tenemos fe de que los que amamos este manjar de los dioses no solo no estamos solos, sino que somos mayoría en este cruel mundo. Digo, el café es un amante que nunca podremos dejar de lado, es quien nos despierta de un delicioso y fragante beso en las mañanas, quien nos acompaña en nuestros viajes de lectura y alguien que jamás abandonará nuestro lado, incluso si nos tenemos que quedar horas despiertos cumpliendo nuestro deber. Si eres un amante del café como yo, estas 7 cosas que sólo un amante del café reconocerá de inmediato no te las puedes perder.

1. No es algo que podamos controlar. Lo amamos, y eso es todo.


2. Lo más probable es que todos los amantes del café tengan una ”hora del café”. Recuérdala. Si llega esa hora y aún no hemos tenido nuestra dosis, seguramente estemos de muy, muy mal humor.


3. Nunca preguntes ¿quieres un café? ya que la respuesta es más que obvia: SIEMPRE queremos café.


4. Aunque bebamos tazas y tazas de café, eso no nos quitará el sueño porque lo hemos bebido tanto tiempo que somos “inmunes” a sus efectos. Esto hace que, si queremos mantenernos despiertos, tendremos que optar por algo más “fuerte”.


5. Cuando alguien te diga que debe beber café porque sino le dolerá la cabeza, CRÉELE. Es posible y la ciencia lo respalda.


6. Es cierto que es un “vicio” y que la cafeína es una especie de droga. Sin embargo, desde que su consumo se mantenga dentro de los límites normales (una o dos tazas al día), este hábito ha demostrado ser incluso beneficioso para la salud.


7. Y por último el olor a café… ¡Ah! el olor a café (no tenemos que decir nada más al respecto).

¡Adoro el café! ¿Y tú?