Colaboración por Alejandro Bonilla Garduño
Mexicano irreverente y lúcido. El Tercer Piso y sus secretos revelados desde la óptica sarcástica. Aquí todo es verdad y todo es mentira. Blog

Ninguna, pero ninguna se salva.

Nuestras madres, nuestras adorables madres; esas personas que tanto nos quieren y cuidan de manera incondicional, pero que sin duda alguna, nos hacen la vida a veces más difícil. Esas que están ahí para nosotros pase lo que pase. Y es que definitivamente el mundo no sería igual sin ellas, porque mamá lo sabe todo: es psicóloga, nutrióloga, doctora, ama de casa, consejera, amiga, mujer y mucho más. ¡Gracias, mamá! 

1. “No te mandas solo”

Esa frase es completamente atemporal, no importa si tienes cinco o 35 años, siempre te dirá eso ante alguna decisión que ella tome y que considere que no es la adecuada.


2. “Cómete la sopa de verdura, tiene mucho hierro”

Las mamás la hacen de psicólogas, doctoras y en este caso, nutriólogas. Alguna vez escucharon -generalmente de sus mamás- que la espinaca o las papas o el elote tiene hierro, por lo tanto, es bueno para tu salud. Nunca oses contradecirla ¡cómete la sopa y cállate!


3. “Si yo lo busco y lo encuentro, ¿qué te hago?”

El escenario es así: tu mamá te manda a buscar algo a algún lugar de la casa; te dice que ese objeto buscado se encuentra junto a un frasco azul. Después de cinco minutos buscando no lo encuentras y ahí, justo en ese momento tú mamá exclama la frase aquí descrita. ¿Lo peor del caso? ¡Ella sí lo encontraba! Eso sí, en un lugar opuesto a donde te mandó a buscarlo.


4. “Si tus amigos se avientan de un puente, ¿tú te avientas?”

A cierta edad y ante determinadas circunstancias, una de las salidas socorridas era, justamente decir: “lo hicimos todos, mamá” y nuestra sacrosanta madre nos salía con eso y tristemente tenía razón.


5. “Cuando me muera vas a valorarme”

Las mamás son encantadoras e insustituibles, sin embargo, también son expertas en chantajearnos y esta frase es insuperable ¡todas nos la dicen!


6. “Porque lo digo yo”

¡Las mamás son tan lógicas y siempre tienen la respuesta correcta! Así es,  toda mamá, cuando ya no sabe qué argumentarte para evitar contestarte algo con respuestas coherentes, tiene un as debajo de la manga y es esta frase ¿debatible? ¡Nunca! 


7. “Vuélveme a voltear los ojos y te los enderezo”

Nunca te atrevas a contradecir una orden de tu madre con los ojos, ¡nunca! Esta amenaza generalmente no se cumple nunca, pero no pretendas averiguar. Lo curioso es que siempre nos lo dicen, sin importar que seas un puberto o un cuarentón.


8. “Esto me va a doler más a mí”

Clásica frase de mamá cuando ella juzgaba que un cinturonazo o unas buenas nalgadas corregirían por arte magias las malas calificaciones de la boleta ¡nada más falso! ¡No les dolía más a ellas! ¡Nos dolía mucho a nosotros, mucho!