Colaboración por Nidia San Juan
"No olvidemos jamás que lo bueno no se alcanza nunca sino por medio de lo mejor". -Victor Hugo

Ni criticarte, ni juzgarte, más bien agradecerte.

Tienes razón, no siempre se ama de la misma manera. Cuando vale verdaderamente la pena se pierden temores, dudas y desconfianza. Cometer errores es parte de la vida y es cierto también que de los errores se aprende, de uno depende el crecimiento propio o nuestra ruina. Y creo que todos tenemos, a raíz de eso; al menos una lección bien aprendida.

Decirte que agradezco que le hayas lastimado quizá suene cruel, y le he dado vueltas al asunto pero siempre caigo en lo mismo. De no haber sido así hace dos años, probablemente él no estaría a mi lado ahora. Así que agradezco que hayas amado más tu libertad y que no lo hubieras escogido a él para vivirla contigo.

Sabes, nos conocemos desde hace mucho tiempo, siempre estuvimos en los mismos lugares pero teníamos caminos diferentes hasta que por fin coincidimos. Ambos con la mirada apagada y sin buscar nada, nos encontramos. Nos habíamos visto antes pero esa vez fue especial, nuestros ojos apagados volvieron a brillar y reíamos porque sabíamos que algo muy bueno nos esperaba. Fue quizá el reconocimiento de dos corazones perdidos.

Ahora yo lo sé todo sobre él, incluyéndote, y no me molesta en absoluto. Lo único que lamento es lo mismo por lo que te agradezco, que él haya resultado lastimado, le amo y es entendible que sólo haya querido y quiera lo mejor para él. Me gustaría haberle evitado un mal momento con tal de verle siempre feliz. Pero bueno, ahora es muy feliz y estoy segura de que me ama como jamás había amado antes.

Déjame aclararte que no es presunción ni un desafío, sólo afirmo tus deseos hacia él de felicidad. A su lado, yo tampoco tengo miedo. Creo que conoces esa cálida sensación de sus abrazos al final de un mal día que te dicen que todo estará bien. Amo escucharlo hablar sobre las cosas que le han pasado en el día y podría hacer lo mismo siempre, mientras fuera junto a él.

Nos conocemos tanto, que sabemos exactamente como lastimarnos, y por eso NO lo hacemos. Una relación no puede ser saludable si no hay confianza de por medio y si los celos y la inmadurez están primero.

Todo lo que ha pasado le ha llevado a ser el gran hombre que es hoy y por eso agradezco que los errores hayan sido en su relación y no en la nuestra.

Así que gracias por tu infidelidad, imagino que habrás aprendido la lección. Qué bueno que estés en una relación nuevamente y puedas volver a iniciar, todos merecemos ser felices.