Colaboración por Jimena Aguilar
Apasionada, con los pies en la tierra.

Descubrí que nunca quisiste una amiga, sino una compañera de soledad.

Dicen que la mayoría de los amigos que tendrás para toda la vida los conoces cuando pequeño, y en efecto te conocí a ti cuando apenas podíamos comunicarnos. Al principio todo fue maravilloso, pero así sin más llegó el momento de la traición. Por supuesto que yo te perdoné porque siempre he creído que perdonar es avanzar. 

Dijiste que lo sentías mucho, y alguien me dijo que cuando quieres a alguien jamás lo lastimarás. Tú no te diste cuenta pero cada vez que hablabas de él y lo bien que iba su relación me rompías un poco. Traté de ser positiva y pensar que mientras tú fueras feliz yo también lo sería. 

Pero descubrí que no quieres una amiga, quieres una compañera de soledad, es por eso que decidí alejarme de ti. Poco a poco me fui volviendo fría y distante. Tú no te diste cuenta hasta que me perdiste. Te pido una disculpa por no decirte que realmente me molestaba que estuvieras con él, con aquel chico que fue mío primero, mi primer beso, mi primera cita, y mi primera rosa; y no sólo fue la acción de estar con él, sino de ocultármelo. Los amigos conocen los puntos débiles de una persona; sus defectos y sus virtudes, algo que realmente me molesta es que me mientan y tú lo hiciste descaradamente. Aceptamos el amor que creemos merecer y por eso hoy te digo adiós.

Decir sólo cosas negativas sería muy egoísta de mi parte, así que te quiero decir algo que nunca te dije: gracias, gracias por enseñarme lo poco que sabes de la vida, gracias por apoyarme , gracias por las pláticas extrañas y reír conmigo, gracias por ser la persona que le daba ese toque a mi vida, gracias por todos los momentos que vivimos que se convirtieron en mi más grande tesoro, pero sobre todo gracias por romperme el corazón porque aprendí que cuando rompes un cristal aunque lo repares de la mejor forma siempre habrá una grieta. Por eso el amor no es incondicional, que las cosas se construyen día con día, que debo dar lo mejor de mí pero que la otra persona no está comprometida a nada, con un corazón roto te digo gracias “mejor amiga”.