Colaboración por Paola Chávez
Soy politóloga, publirrelacionista, apasionada, idealista, me gustan las personas inteligentes, muy enamoradiza, que saben escuchar, diplomática, no hay más que pelear por lo que uno quiere.

Me voy con el mejor de los recuerdos.

Después de este tiempo he podido analizar todas las cosas que sucedieron entre nosotros, supongo que no me sentía preparada para que llegarás a mí, siempre había soñado con el amor pero me daba demasiado miedo intentarlo, ni siquiera imaginaba involucrarme con alguien que fuera capaz de ver todo lo que soy, fue así cuando te conocí y agradecí por eso.

Viví 28 años de mi vida con altibajos, buenas historias, pero me faltabas tú, que con esa sonrisa apareciste en el momento justo, donde yo era más fuerte, independiente, alegre y podría superar todo lo que me conllevaría el conocerte y estar contigo. Sin notarlo fuiste capaz de demostrarme la profundidad del amor, me enseñaste que tengo un gran ímpetu, que soy capaz de lograr lo que me proponga y me ayudaste a borrar todas las barreras existentes que me limitaban a no dar mi MÁXIMO.

Tengo que agradecerte por llevarme de la mano, a pesar de todos los miedos yo pude entregarme a esta relación por completo, me enamoré por primera vez, es más estoy infinitamente agradecida por vivir muchas primeras veces contigo, por hacerme sentir imparable, por permitirme conocerte en todas tus facetas, así como en todos tus estados de ánimo porque eso fue lo que me hizo quererte con tanta pasión, él único que pudo romper todos mis esquemas.

Aunque por diversas razones no nos tocó compartir toda una vida juntos, de todo corazón deseo que seas sumamente feliz, como en aquellos momentos que compartimos juntos, que puedas amarte con la misma intensidad que otros te han amado y que tengas la posibilidad encontrar a la persona indicada para ti. 

Debo reconocer que tus últimos augurios sobre mí se convirtieron en realidad, no he estado sola ni por un segundo, todos aquellos que han sido tan amados por mí han estado a mi lado, forjando una persona más valiente, decidida, que ha valorado cada respiro de su existencia, las ganas de reír cuando la he pasado mal, los abrazos y la compañía de otros haciéndome sentir tan querida.

Te agradezco por permitirnos escribir esta historia con comas, interrogantes, exclamaciones e incluso con puntos, algunos suspensivos y éste punto FINAL.