Colaboración por Larissa Alvarado
Estudiante de ciencias del lenguaje. Amante de la escritura. Romántica, detallista. Amante de la naturaleza.

Es momento de disfrutar y no detenernos. Somos tú y yo contra el mundo.

Querida “yo”: te recordaré ciertas cosas que cometí durante el 2015, que nos servirán para no volver a cometer esos errores, para negarnos cuando no queramos hacerlo, y decir sí, cuando en verdad lo queramos. Amores fugaces, amores lejos, amores cercanos. Amistades que ya quedaron atrás y amistades que en verdad valieron la pena.

Sé que este año no fue fácil ni difícil. Atravesamos situaciones que creímos que serían el final de nuestra vida, y no fue así. Sea cual sea el motivo, debemos seguir adelante, no debemos quedarnos con la idea de que ese “algo” no nos dejará vivir, y con ese “algo” me refiero a alguien. Basta de querer detenerte en el pasado o en el “si hubiera”. No pretendo seguir con lo mismo, pensando igual, es el momento de aceptar lo que fue y recibir lo que será.

El amor; el amor es fugaz, el amor es fuego, el amor es aire, el amor es lluvia. Fuego cuando enciende ese fuego en esa mirada, en esa sensación cuando lo viste, hablaste y escuchaste. Aire, cuando llegó de la nada y creíamos necesitar a esa persona para vivir. Lluvia, cuando nuestras lágrimas ya no eran de alegría y nos dimos cuenta de que no debía seguir. Lo importante fue tierra, cuando comprendimos lo que importa, lo que importó y lo que ya no fue. Fuimos afortunados de tener esa persona a nuestro lado. Si está o no en nuestra vida, valoremos lo que existió, pero comprendamos que se debe dejar ir si ya no estará para ti.

Tuvimos equivocaciones al tomar decisiones, por eso aprendamos a decir “sí” y “no” cuando deba ser, basta de estar jugando al “yo no sé” cuando en verdad, sabemos qué queremos. No permitamos que los demás tomen decisiones por nosotros, aprendamos a decir qué queremos, si les parece o no la respuesta, compréndelo y listo. No hagamos dramas, la dramatización suele funcionar, pero no al extremo.

Aprende a vivir, ya basta de la timidez, no te llevará a ningún lado, mucho menos, te hará sentir bien. Vivir, crear, disfrutar, atreverte, no detenerte y ser extrovertido, no te hace mala persona, recuerda que te perdiste oportunidades por ser tímida y eso, no está bien.

¿Qué importa el qué dirán? Importa el ‘yo disfruto, yo lo hago y yo creo en mí’. El resto, son personas que no lo saben hacer, si no te vas atrever, atente a otro año sin aventuras.

Dejemos a un lado el momento de soledad, el momento de quiero estar en mi casa. Existe un mundo afuera, por el cual podemos disfrutar, vivir, crear y no dejar de descubrir.

Sí… se alejó esa amistad que tanto querías, que tanto apreciabas, pero todo tiene un ciclo y si la persona ya no quiso o tomó esa decisión, sea por una tontería o no, respetemos eso, no la hagamos volver. Si alguien desea estar en nuestra vida, lo estará, sino… dejemos todo eso a un lado.

Querido yo del 2016, es momento de disfrutar y no detenernos, ya basta de todo aquello que no disfrutamos, de detenernos porque no nos parece o tenemos miedo al decir qué es. Los años pasan y no en vano.