Dicen que los fuertes se caen 7 veces, y se levantan 8.

Quizá llegaste a ese día en que no quieres salir de la cama, en el que las sábanas sobre ti son el mejor refugio, en el que darse una ducha, cambiarse y salir no te causa interés, esos días que todos hemos tenido en algún momento de nuestra vida, esos días que marcan un antes y un después.

Y es que mientras a tu alrededor las personas leales a ti se deshacen en intentos de sacarte adelante, tú aún te sientes cobarde para seguir.

Déjame decirte que pronto una voz retumbará desde lo más profundo de ti, te impulsará a ponerte de pie, a pararte frente al espejo y decirte «ya basta, fue suficiente». Entonces querida amiga, tus ojos tendrán un nuevo brillo, tu sonrisa se dibujará y bailarás mientras camines, serás la mejor cantante de ducha, buscarás las oportunidades que dejaste pasar, serás hermosa para ti, construirás un mundo para ti, y disfrutarás de cada lección aprendida. Te darás cuenta que a veces, es mejor ser guerrera, que sólo princesa.