Que se fue y creyó que pagando las cuentas cumplía su deber.

Muchas emociones cruzan por mi corazón mientras escribo esto, pero creo que una mezcla de tristeza y enojo se apoderan de mis sentidos. Y sólo quiero decirle que formó un hombre del que se puede estar orgulloso, yo lo estoy. Pero es una lástima que no le pueda dar el crédito de la manera en que quisiera.

Usted se marchó de su vida como si él no fuera nada, y probablemente creyó que pagando sus necesidades básicas estaba cumpliendo con su deber pero no fue así.

Lo dejó y él tuvo que descubrir el mundo por su cuenta, tuvo que aprender a pagar las cuentas, a terminar su carrera e inmediatamente buscar trabajo para ayudar con los gastos de la casa, aprendió a cómo relacionarse con las personas, a cambiar el gas y a arreglar las cosas, a administrar el dinero y a manejar sin importar lo nervioso que estaba esa primera vez en carretera porque había aprendido solo, a ser mecánico, doctor y maestro con su familia, a ser un ejemplo a seguir. Pero lo más importante es que aprendió a cómo tratar correctamente a una mujer, a escuchar, a amar sinceramente, a apoyar a alguien en sus sueños o ideas más locas porque él sabe lo que es no sentirse apoyado, y aprendió a quedarse, a quedarse sin importar qué tan difícil sea, aprendió a ser todo lo que usted no fue.

A veces lo veo esforzándose en el trabajo, lo veo estresado o en su peor momento, pero jamás se rinde y se me entristece el corazón y me llena de coraje el saber que dejó a su hijo hacer y cargar con todas sus responsabilidades, pero al final de todo solo tengo algo que decirle: GRACIAS.

Gracias por dejarlo y hacerlo responsable, humilde y sencillo, por hacerlo maduro, inteligente, capaz, con iniciativa, noble de corazón pero fuerte en sus convicciones, trabajador, de sentimientos sinceros, honesto y respetuoso. Gracias por hacerlo un hombre de quien se puede estar orgulloso y gracias por hacerme un hombre digno de amar y de querer pasar el resto de mi vida compartiéndolo TODO.

Él ya no está solo y no tiene que preocuparse, yo cuidare todo de él.