Colaboración por Elizabeth Gonzales
Sé que aún no he vivido lo suficiente, pero he tenido muchas experiencias que han ido cambiando mi perspectiva sobre el mundo, y es por eso que hoy he decidido empezar a decirle al mundo quién soy y para qué estoy aquí; ¿cómo lo haré? escribiendo. The Owl Girl

El único amor consecuente, fiel, comprensivo, que todo lo perdona, que nunca nos defrauda y nos acompaña hasta la muerte, es el amor propio.

Empecé este artículo, con una de las tantas frases que nos dejó el genial Oscar Wilde, dramaturgo que siempre ha resaltado la importancia del amor propio, porque considero que es lo que hace tanta falta a las personas hoy en día para ser felices: amarse a sí mismas. 

Conozco a muchas mujeres (amigas cercanas), que viven sufriendo con sus parejas, les hacen daño, las humillan, las denigran y hace sentir sin valor, el punto es que ellas lo permiten, lo aceptan y soportan; y siempre me he preguntado ¿por qué?, ¿por qué permitir que alguien te haga sentir como la persona más despreciable del mundo? Sencillo, porque creen que se merecen eso. 

Captura-de-pantalla-2015-09-25-a-las-12.41.57

@ennachristine__

Las personas cuando sufren, muchas veces se preguntan: ¿por qué las personas buenas se enamoran de gente mala? Y la respuesta es simple: lo hacen porque creen que merecen ese amor; y así llegamos a la misma respuesta y a la misma conclusión, es todo culpa de la falta de amor propio. 

Entonces deberíamos empezar a querernos un poco más, y cito nuevamente a Oscar Wilde, quien escribió: «amarse a uno mismo, es el inicio de un romance que dura toda la vida», si tú no empiezas a amarte, nadie lo hará de la forma en la que mereces; si no empiezas a respetarte, todo el mundo te va a pisotear; si no empiezas a valorarte, todos creerán que eres un objeto accesible, sencillo y manipulable; si tú no empiezas a ser feliz por tu cuenta, créeme, nadie logrará darte la felicidad que necesitas en tu vida. 

Captura-de-pantalla-2015-09-25-a-las-12.42.07

@annachristine__

Cada uno es especial, diferente, extraño, con innumerables defectos, sin embargo merecemos a alguien que, entre tanto caos, encuentre un motivo o miles de ellos, para amarnos; pero antes debemos amarnos a nosotros mismos, pues cuando lo logremos vamos a ser felices y podremos amar a alguien más.