Colaboración por Larissa Alvarado
Estudiante de ciencias del lenguaje. Amante de la escritura. Romántica, detallista. Amante de la naturaleza.

Voy a dejar de vivir de la opinión del resto y voy a empezar a celebrar cada detalle de mí.

Todos tenemos un límite, un momento para pensar que existe un momento en el cual nos sentimos inseguros, solos, fingimos sentirnos bien, agradar a personas, sólo para sentirnos “queridos” o “aceptados”. Pero, ¿por qué no nos hemos puesto a pensar en cuál es nuestra inseguridad? El por qué no nos atrevemos a vivir, sin tener que criticarnos o juzgarnos. Es momento de cambiar esa mentalidad ante las cosas, las personas y nuestra vida. Ya basta de vivir a través de la negatividad y de esperar a que los demás nos acepten.

Yo me acepto como soy

Yo soy una persona alegre

Yo soy una persona tímida

Yo soy una persona amorosa

Yo soy una persona sincera

Yo soy una persona que celebra vivir

Yo soy una persona inteligente

Yo soy una persona valiente

Yo soy una persona directa

Yo soy una persona espontánea

Yo soy una persona libre

Yo soy una persona soñadora

Yo soy una persona que acepta a las personas por cómo son

Yo soy una persona que se acepta así mismo/a

Yo soy una persona, que no juzga y acepta

Yo soy una persona que sabe perdonar

Yo soy una persona que aprendió a vivir

Yo soy una persona que piensa libremente

Yo soy una persona, que está consciente que nada es para siempre, es por eso que creo y vivo.

Yo soy una persona que reparte alegría

Es momento de aceptarnos por lo que somos, de no decir “tú me dañaste”, de darse cuenta de que nadie te daña, que es cuestión de aceptar. Que aceptamos dañarnos cuando sabemos que no es correcto seguir con esa persona. Es momento de no decir “fue tu culpa”, acepta que tú cometiste el error, y dejar de hacer el papel de “víctima” pues es uno mismo, quien permite quién está y quién no en nuestra vida. Aprende a celebrar la vida, aprende a celebrar que vives.

Estemos conscientes de que en el amor, existe fuego, y si queremos mantener esa llama encendida, es cuestión de luchar porque exista y no se apague. Celebra segundo a segundo, que eres alguien importante.

Y tú, ¿qué es lo que amas de ti?