Antes de que sea muy tarde.

Hoy en día escuchamos con frecuencia que las relaciones de pareja se deterioran muy rápido, que no logran concebir muchos años juntos como algunos quisieran y que en el fondo todos lo esperan. Si observamos nuestro alrededor, ese mundo de parejas que parecen ser perfectas, nos encontramos a simple vista con parejas que comparten su vida, momentos que quedan por siempre. Ellos simplemente abren la puerta a un amor que será único y estará lleno de emociones intensas, de una felicidad inexplicable, de miedos, de tristezas, y también de algo muy importante; retos, obstáculos, que solamente ellos dos podrán vencer.

El ser humano permanece feliz en un lugar donde encuentra tranquilidad, pero, ¿qué pasa cuando empieza a salir de esa zona de confort? Simplemente busca la salida más rápida para escapar. Es algo similar con las relaciones de hoy en día; las parejas están en su zona de confort y cuando esta empieza a cambiar y empiezan a sentirse diferentes aunque en el fondo amen a su pareja, suelen confundirse y pensar que “ya no es lo mismo” y solo por el hecho de no estar en su zona, lo primero que hacen es desertar de la relación que en su principio parecía lo mejor, tan sólo porque en el transcurso del tiempo, de los meses, de los años, la relación ha cambiado.

En efecto las relaciones cambian con el tiempo, y más si es una relación de muchos años ya que van cambiando sus formas de ver las cosas y sus intereses, pero esto no quiere decir que ya no exista amor, sino que la pareja va creciendo, va a otro nivel un nivel diferente y desconocido.

Si estás con tu pareja desde hace años será normal que sufra cambios tanto buenos como cambios que al otro no le gustarán, o le darán miedo, son cambios por crecimiento personal y es aquí donde muchas parejas se estancan y deciden desertar tan sólo porque su zona ha sufrido un cambio.

La verdad es que el tener una relación no quiere decir sea perfecta, eso no existe, lo que sí existe es llevar tu relación por el mejor camino; algunas veces es un camino recto y fácil por donde pasar con tu pareja, pero habrá días que aparecerán esas curvas difíciles donde querrás regresarte tan sólo por miedo a no lograr pasar del otro lado, tan sólo porque se ve difícil y crees que “no puedes”, y algunas veces lo haces, intentas caminar esa curvas con tu pareja, pero de repente aparecen curvas peligrosas que parecen no acabarse, entonces aparece el miedo y uno de los dos opta por mejor desertar sin importar si tu pareja quería que juntos se lograra vencer ese camino.

Las parejas de hoy en día desertan de un camino que puede ser hermoso, porque tienen miedos, porque se aburren y se confunden al pensar que lo mejor es desertar y empezar de nuevo, y es aquí el problema piensan que la solución es desertar aunque muchas de las veces aún exista el “gran amor por dentro” y deciden algún día empezar otra vez con alguien más. Y la realidad es que inician de nuevo y el camino vuelve a tornase fácil y aquí se sienten bien, pero luego aparece lo difícil, enseguida aparecen obstáculos y es aquí donde muchos llegan al arrepentimiento de haber dejado ir al que pudo haber sido su gran amor, el gran amor que quería vencerlo todo de mil formas.

En las relaciones existe de todo y si estás con alguien porque te complementa, porque lo amas, nunca dudes en juntos idealizar ese camino, un camino donde habrá de todo. Tal vez un camino donde llegues a dudar si estás con la persona correcta, habrá momentos en donde el camino te aburra o simplemente querrán por momentos caminar solos para despejarse y es aceptable, tal vez pensaras si aún lo amas igual que antes, eso es normal, son miedos del ser humano, no temas. Día a día no olvides recordarte y recordarle porqué es que juntos siguen, recuérdale lo especial que es en tu vida, con amor, respeto, paciencia y dedicación. Y si los dos ponen su parte cada día volverán a experimentar las mariposas, los nervios, simplemente se reencontrarán con lo bello del amor, de su único amor y lograrán llegar del otro lado del camino sin soltarse de la mano.