Colaboración por Roberto Drazich
Me declaro inmensamente feliz. Me declaro un agradecido de Dios, de la vida y de la gente que me rodea. Me declaro amante de mi trabajo, de la fotografía, de la naturaleza y la libertad.

El increíble testimonio de un fotógrafo mendocino en tierras de Oriente.

Asia y resumen son dos palabras prácticamente incompatibles. Intentar transmitir lo que se siente, vive y pasa en este continente en una nota, es como tratar de meter un mar en una botella.

Sus diversas culturas, religiones, olores, sonidos y sobre todo su gente, hacen de este lugar un sitio único. Con mis palabras, imposible describir, sólo si un tal García Márquez me soplara al oído.

Les dejo mi medio, la fotografia, mi manera de mostrarle el mundo. La única forma que encuentro de traerles un poco de lo que vi. El resto está en ustedes… vuelen a lo más profundo de su imaginación y déjense llevar.

Con ustedes mi universo, mis fotografias…

1. Luz y sombras, Ankor, Camboya

dsc_8632.jpg_1072551445

Esta foto refleja claramente la personalidad de Asia. Dos cosas como contrapuntos se ven en esta imagen. Por un lado, su luz, la luz de una persona reflejada en su mirada, en su tenue sonrisa, es una imagen que llena de paz e intriga. Sin dudas el budismo dejó un mensaje claro y se deja ver en su gente. Por otro lado la sombra, la humildad, la falta de un cuidado aparente, totalmente alejado de un mundo material y físico. Luz y sombra, casi como una metáfora visual se cruzan en esta imagen y se entrelazan para hacer de estos dos estados, uno solo. Dejo de lado Camboya, los templos de Angkor, una de las grandes maravillas del mundo donde encontré este momento para contarles en una sonrisa el espíritu de su pueblo.


2. Miradas I. Jaipur, India

csc_5885.jpg_1072551445

Me pregunté mil veces lo mismo, ¿qué tan profunda puede llegar a ser una mirada? ¿A qué se debe? ¿Será que una larga vida cargada de sabiduría, de dolor e inclusive de injusticia, reposan en el fondo de sus ojos? No sé, de lo que sí estoy seguro es de que allí hay más verdades de la que podemos llegar a imaginar. La India en un país, intenso, lleno de color por fuera pero oscuro por dentro. Aquí descubrí el verdadero significado de la palabra INTENSO.


3. Miradas II, Puschkar, India

dsc_6409.jpg_1072551445


4. Sabiduria, Agra, India

dsc_8625.jpg_1072551445

El hombre y su bestia. Indudablemente los animales contribuyeron siempre a forjar cada imperio de la raza humana. La grandeza de Asia requería de bestias de la magnitud de este continente. Un regalo de los dioses para ciertas culturas e inclusive dioses mismos para otras. Hombres y bestias desde antaño envueltos en la conquista humana.


5. Mis Marcas Krabi, Tailand

csc_6874.jpg_1072551445


6. Medio de transporte, Nepal

dsc_8447_2.jpg_1072551445


7. El Camellero, Camino a Pakistan

Captura-de-pantalla-2015-11-17-a-las-15.14.48


8. Puesta de Sol, Qatar

dsc_6379.jpg_1072551445


9. Pequeño Paraiso, Kho Tao. Tailandia

dsc_7367.jpg_1072551445

Son conocidas las playas de Tailandia por su exquisita belleza natural, sin embargo, guardan en su memoria una infinidad de historia y así se lleva el mar una parte importante de mi atención. De Tailandia a Malasia, las costas del Andaman bañan un continente salido de un cuento. Haber recorrido este mar en barco es uno de los recorridos más hermosos que he hecho en mi vida. El agua color esmeralda, transparente como un cristal y sus coloridos barcos dan más que un toque a un viaje espectacular. Más allá de lo vivido en el presente, de lo que puedo llegar a ver, se me hace inevitable pensar en el rol del este mar en la formación de estas civilizaciones. Con mercaderes andantes, pescadores y como camino a las cientos de islas que hay. Dios estuvo aquí y su presencia se siente.


10. Tres, Langkawi, Malasia

dsc_7692.jpg_1072551445


11. El Tigre, Jaipur

dsc_6577.jpg_1072551445


12.  Tres, Langkawi, Malasia

dsc_7401.jpg_1072551445


13. Siempre listos. Raylai, Tailandia

dsc_7499.jpg_1072551445


14. Jugando a jugar. Penang, Malasia

csc_8167.jpg_1072551445

Como dije en un principio, Asia y resumen, imposible en la misma frase. A continuación una serie de imágenes huérfanas que terminan el principio de esta colección, imaginen el espacio entre fotografía y fotografía y así podrán descubrir este asombroso continente.


15. Shhh, mi gato duerme. Kho Tao, Tailandia

dsc_7978.jpg_1072551445


16. Meditando, Varanasi, La India

dsc_6994.jpg_1072551445


17. Cuidando a mi Dios, Camboya

dsc_8545.jpg_1072551445


18.  Sagrada con el fotógrafo, Roberto Drazich

10382436_10152520325192307_819617525520996701_n.jpg_1072551445