Colaboración por Don Gato
Odia todo y a todos. Vive para exigirle mimos a su dueño y para ver películas o series. Hace críticas y se cree mejor que cualquiera.

No sé qué otro galardón se le podría dar, pero sin duda sin ella esta película no sería nada.

“La batalla de los sexos” es lo nuevo de  Valérie Faris y Jonathan Dayton, los directores de “Pequeña miss Sunshine” y “Ruby, la chica de mis sueños”, cinta que retrata uno de los eventos deportivos más famosos de todos los tiempos y que significó un enorme paso en la lucha en contra del sexismo en los Estados Unidos de los 70s. Una premisa bastante atractiva para cualquiera ¿no?

Por eso mismo me senté a ver “La Batalla de los Sexos” y no me arrepentí de hacerlo, a pesar de que el objetivo de la cinta no haya estado del todo logrado.

Fox Searchlight Pictures

En 1973, el ex campeón masculino de tenis, Bobby Riggs (interpretado en esta cinta por Steve Carrell), retó a la número uno del mundo Billie Jean (Emma Stone), en un partido de tenis que sería denominado “La batalla de los sexos”, para demostrar un punto: los hombres son superiores a las mujeres. Pero Billie Jean ya había comenzado su propia batalla en contra del machismo. Al principio de la película vemos como ella y sus compañeras exigen recibir el mismo sueldo que los jugadores masculinos, y al no obtener lo que piden, crean su propio torneo para mujeres.

Fox Searchlight Pictures

Lo de Valérie Faris y Jonathan Dayton, es una especie de película deportiva mezclada con biografía, porque además de ver como se desarrolla uno de los partidos con más televidentes de la historia, 90 millones para ser exactos, nos muestra los problemas personales de ambos contrincantes.

Fox Searchlight Pictures

Por un lado vemos a Bobby Riggs enfrentándose a su adicción a las apuestas y a los problemas que le trae esto con su esposa. Mientras que por otro, Billie estando casada, lucha consigo misma al darse cuenta de que tiene fuertes sentimientos por su estilista Marilyn Bernett (Andrea Riseborough).

Fox Searchlight Pictures

La película se trata de un evento con un final ya conocido por todos por lo que era muy importante que se retratara de forma novedosa, sin embargo podría haber causado mucho más suspenso del que provocó.

Pero lo que más llama la atención y que te deja un poco confundido, es la cantidad de veces que sale cada protagonista en la pantalla. El relato de Bobby es superficial al lado del de Billie, a quien se le dedica toda la primera parte de la película, especialmente a sus inquietudes sobre su elección sexual. Es justamente esto lo que no permite que la cinta cumple su objetivo final.

Fox Searchlight Pictures

Esto porque el tema principal es la lucha de género, sin lugar a dudas, pero la trama secundaria de Billie con respecto a su homosexualidad le quita fuerza a la batalla de los sexos. Sí, en las escenas entre Billie y su estilista está toda la creatividad indie que no está en el resto de la película, y sí, gracias a estas escenas es que Emma Stone brilla en la pantalla, pero le quitan protagonismo e intensidad a la lucha contra el sexismo que es finalmente el objetivo de la cinta.

De hecho, la historia entre estas dos mujeres es tan fuerte, que se siente como si pudiera sostener su propia película. No digo que hubiese sido mejor eliminarlas por completo, pero si disminuir la cantidad de esas escenas para que el filme se viera más equilibrado.

Fox Searchlight Pictures

Habiendo dicho esto puedo volcarme al  elefante en la habitación. Emma Stone. Si le dieron un Oscar por bailar, cantar y verse bonita en “La la land” sería un insulto que no se lo entregaran ahora (porque admitámoslo, no fue su mejor actuación). La actriz logra hacernos sentir su angustia y confusión cuando está con su amante, versus su potencia y determinación cuando se trata de enfrentar al “cerdo machista” de Bobby.

Fox Searchlight Pictures

Steve Carrell también entrega una actuación memorable como el viejo egoísta y estafador que hace y consigue lo que quiere. Para Bobby todo el partido es un show, a él sólo le interesa volver a ser reconocido y sobre todo, la apuesta en sí que significa todo el evento. Y Carrell, le entrega ese lado más lúdico y liviano al filme, sin el cual la cosa tal vez se habría puesto demasiado dramática.

Fox Searchlight Pictures

Porque hay que admitirlo, a ratos es cursi, (como muchas biografías) y menos intensa de lo que podría haber sido, si se hubiese aportado más tensión y suspenso a la trama.

Fox Searchlight Pictures

“La batalla de los sexos” es una de esas películas que están hechas para complacer al público y está bien. Sus directores tienen experiencia en este ámbito y por eso logran su objetivo. Lo hicieron con “Pequeña Miss Sunshine” y se notó a aquí, porque pese a cualquier defecto, la lucha de Billie Jean contra el machismo se siente como propia, y al final de la película su triunfo es sinceramente disfrutado.

Sin dudas Emma Stone se robó la película pero un poco menos de ella y su vida personal habrían hecho de “La Batalla de los Sexos” una perfecta cinta feminista.