Hoy sufro, pero me culpo a mí por creer en ti y por no valorarme lo suficiente como para aceptar el daño que me hacías

Te cuento que soy feliz. Logré encontrar la salida a este laberinto que creamos juntos, y espero tú también la hayas encontrado y vayamos en caminos rectos y firmes que nunca más vuelvan a juntarse.

No culpo a nadie más que a mí por todo el daño que nos causamos, porque tú siempre fuiste indeciso y lo sabía, lo supe todo el tiempo y de igual modo creí que era lo suficientemente importante como para no ser una indecisión más en tu vida, pero lo fui. Es cierto que te lastimé, pero te lastimé de frente, no jugué con tus sentimientos, no me dejé confundir para luego decirte que no podíamos ser más amigos. Y por eso me culpo a mí por creer en ti y por no valorarme lo suficiente como para aceptar el daño que me hacías.

large-1

@shlkrz

Lamentablemente debo decirte que te odié más de lo que te quise y luego volví a amarte con todo el alma. Nunca estuviste ahí cuando te necesité, y eso es por lo que tú me juzgas ahora. Cuántas veces te perdoné yo, cuántas veces volví a creer en ti, como esa vez en que volviste, me diste una esperanza, destruiste todas las fuerzas de superar nuestra amistad, de seguir adelante sin ti y luego volvieron tus indecisiones.

Pues te informo que fue justo en ese momento que te odié tanto que comprendí que ese odio solo me llevaría más cerca de ti, por eso ya no te quiero, ya no me importas, ya no te odio, ya no te conozco, por eso y más ya no cabes en mi vida.