Colaboración por Natalia Olivares
Editora y redactora de “Nutrición sin más”. Estudiante de medicina orientada a la nutrición, y por supuesto a la sana alimentación. Nutrición sin más

No olvides que eres lo que comes, y comes lo que eres.

Recorrer largas distancias es un ejercicio físico que requiere de grandes cantidades de energía. Y es que algunos corredores profesionales podrían realizarlo incluso hasta por un día entero. Es entonces la nutrición crucial para que logren tener un desempeño al 100% en cada competencia, sin tener que sufrir calambres y manteniendo niveles de azúcar adecuados en la sangre.

Si no se sigue una dieta rica y balanceada, no podrás desempeñarte como un buen corredor; los atletas que se dedican a este deporte, necesitan grandes cantidades de energía por lo que necesitan muchos aminoácidos, vitaminas, nutrientes y minerales; esto con el objetivo de recuperar lo que el cuerpo ha perdido, reconstruir los músculos, y la recuperación de la energía consumida. Los corredores cuidan su alimentación más que a la técnica, los zapatos, la forma o el recorrido.

1. Siempre debes desayunar

El desayuno es parte importante de la alimentación diaria. Después de haber tenido una noche de recuperación, el desayuno será tu primera oportunidad para recargar el combustible de tu cuerpo. Si es usual que corras en las mañanas, puedes comer una barra orgánica o un batido antes de salir a la calle. Esto le da al cuerpo el azúcar que necesita, las proteínas y las grasas.

Desayunar diariamente eleva tu metabolismo. Esto limita el exceso de peso, y mantiene elevados los niveles de energía. Que tu desayuno se convierta en tu comida más grande, y luego reduce proporcionalmente los alimentos durante el día.


2. Come muchas frutas y verduras

Te darán muchas vitaminas y nutrientes necesarios para tu cuerpo. Vegetales como la zanahoria, los tomates, la espinaca, el pepino y los pimentones. Legumbres como caraotas y lentejas. Almendras y nueces, leche de coco y almendras. Frutas como cambur o banana, bayas, manzanas, naranjas y piña. Semillas puede ser linaza y chía. Grasas saludables como aceite de coco y aceite de oliva.

La creatividad es importante al momento de preparar comidas. Por ejemplo, los jugos verdes (también llamados “smoothies”) son una buena opción para que ingieras tu dosis diaria de vegetales.


3. Elimina o disminuye las comidas de calorías vacías

Cada alimento que consumas debería tener valores nutricionales. Si no los tiene, estás desperdiciando una oportunidad de mejorar la capacidad de tu organismo para correr más.


4. Ten en cuenta dos factores al preparar las comidas

1. Mantén el balance.

2. Usa comida orgánica, cruda y real.

Los macronutrientes son importantes para la nutrición. Debes seguir una dieta equilibrada que incluya grasas, carbohidratos y proteínas. El cuerpo necesita estos tres elementos para poder funcionar eficientemente. La proporción ideal es 40/40/20 (40% de carbos, 40% de proteínas y 20% de grasas saludables).

Invierte en el consumo de comida orgánica, esta suele ser más costosa pero tu cuerpo lo agradecerá. Estos alimentos no tienen modificaciones genéticas ni pesticidas.


5. Incrementa tu flexibilidad y centra tu mente con el yoga

Realizar yoga te permitirá mejorar la flexibilidad de tus músculos, y te ayudará a tener más fuerza.


6. Siempre ten equipada tu cocina con comida

El apetito puede ser descomunal luego de haber recorrido distancias largas, por esto es necesario que siempre estés preparado con suficiente comida para el momento de comer. También será de ayuda tener acompañantes para la comida cada semana, de esta manera tendrás a disposición alimentos que te provean de energía rápidamente.


7. Hidratación

No debes olvidarte de la hidratación de tu cuerpo. No existe un máximo de hidratación cuando hablamos de los corredores. Debes beber toda el agua que necesites para que tu cuerpo se mantenga hidratado.

Así que para poder correr y sacar el máximo esfuerzo en cada carrera, debes mantenerte bien alimentado e hidratado, no olvides que eres lo que comes, y comes lo que eres.